TAMBIÉN EN COMPETICIÓN, «A ESCONDIDAS», UN DRAMA DE INICIACIÓN ADOLESCENTE, HOMOSEXUALIDAD E INMIGRACIÓN DE MIKEL RUEDA

Para el actor y director esta película es un paso hacia la «profesionalización» tras el carácter experimental de la primera entrega, y ahora se jacta de haber pagado a todo el equipo, incluso a la protagonista. La película es ya una firme candidata al palmarés, al menos al Premio del Público, que Paco León ha reconocido que es el que más ilusión le haría.
Para la madre del cineasta y protagonista absoluta del filme, Carmina Barrios, «en la otra película me quedé muy descontenta, por tantos sofocones como había pasado y que no me dieran un duro. En esta me han pagado bien y a tiempo», ha bromeado tras la presentación de la cinta.
«Carmina y amén» muestra como, tras la súbita muerte de su marido, Carmina convence a su hija María de no dar parte de la defunción hasta pasado dos días y así poder cobrar la paga doble que él tenía pendiente. Durante esos dos días esconden el cadáver en la casa y disimulan su duelo en la cotidianidad de un bloque de pisos de un barrio humilde de Sevilla.
Paco León ha dicho que con este nuevo filme, «quiero evolucionar hacia un lenguaje más ficcionado sin perder lo auténtico y lo verdadero. Tomar como base todo lo que he aprendido y seguir investigando con la ambición de llevar más lejos aún el «experimento Carmina”. Y no sólo artísticamente, sino también en la manera de comunicar y distribuir la película”.
A diferencia de la anterior entrega, ahora hay unos productores como Telecinco Cinema y distribuidores detrás, lo que hará que la película llegue a las salas este 31 de abril y que su acceso a las demás ventanas (internet, dvd, televisión de pago, etc,) sea muy posterior.
La segunda película en competición del sábado ha sido «A escondidas», de Mikel Rueda («Estrellas que alcanzar»), un drama de iniciación de jóvenes, homosexualidad y emigración, ambientado en Bilbao que alcanzar») que protagonizan Sergio Kouh, Germán Alcarazu, Álex Angulo y Ana Wagener. La película, que narra esta relación de dos adolescentes, uno de ellos inmigrante sin papeles.
El director ha afirmado en rueda de prensa que la cinta recoge ese momento «en el que te estás buscando a ti mismo, y que necesitas buscarte como persona», y ha dicho que «los personajes están un poco perdidos en sus mundos y es en ese momento en el que se encuentran, cuando empiezan a reconocerse y a gustarse». Para Rueda, existe «la presión del entorno», por lo que hay que «llevar a cabo una gran labor educacional con los jóvenes, a quienes todavía les cuesta hablar de determinados temas como la homosexualidad o la inmigración».