SE DESARROLLARÁ EN LOS AÑOS 90 Y EN LA ACTUALIDAD Y LA PROTAGONIZARÁN PENÉLOPE CRUZ, BLANCA PORTILLO Y LLUIS HOMAR

Según Pedro Almodóvar, el de «Los abrazos rotos” es el guión más largo de cuantos ha escrito. Se desarrolla en dos épocas, en los años 90 y en la actualidad, y sus protagonistas se mueven en el mundo de los negocios y del cine, pero el filme no abordará esos temas, sino que cuenta lo que les ocurre a los personajes.
 
«No va a ser una comedia, pero el humor estará muy presente. Y también hay una gran historia de amor fou”, adelantó Almodóvar, que arropará a su trío protagonista con otros tres actores masculinos, uno de cerca de sesenta años, cuyo nombre no desveló, con el que está a punto de alcanzar un acuerdo y con dos jóvenes que buscará en un casting. Según el director manchego, «Los abrazos rotos” será muy distinta a «Volver” y en ella saldrá una Penélope Cruz «que nunca se ha visto en la gran pantalla”. La actriz compartirá el peso femenino con Blanca Portillo (con la que ya había trabajado en «Volver”), a la que ha escrito «un gran papelón. Blanca ha sido mi gran descubrimiento, estoy impresionadísimo con ella. Pertenece a una estirpe que combina a las Gutiérrez Caba con Glenda Jackson”, Ambas actrices tendrán como oponente masculino a Lluís Homar, al que ya dirigió en «La mala educación”
 
CINE NEGRO
 
La película se ambientará en dos épocas: la primera mitad, que volverá a contar con banda sonora del Premio Nacional Alberto Iglesias, se situará en los años 90 y el resto en la época actual. Una hora de la cinta «es cine negro americano de los 50, que es el que más me gusta, y pese a haber personajes que se dedican a los negocios y al cine, la película hablará de los personajes”.
 
De esta manera, Pedro Almodóvar ha dejado aparcado, al menos momentáneamente, «La piel que habito”, una historia también pensada para Penélope Cruz de la que anteriormente había hablado como «una historia durísima, de venganza, con chicos y chicas, con situaciones incómodas y un personaje muy diabólico del que me está costando ponerme en su piel”.