EL CINEASTA BILBAÍNO LO RECIBE EN EL MARCO DEL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN COINCIDIENDO CON LOS 25 AÑOS DE «AKELARRE»

«Es una gozada recibir este premio aquí en Donostia, que es mi Festival. Aquí estoy casi como en mi casa”. Con estas palabras recibió el realizador bilbaíno el galardón Una vida de cine, que anualmente otorga la Kutxa en el contexto del Zinemaldia: «Desde crío he venido aquí haciendo autostop, a casa de unos parientes que vivían en Gros.Y me colaba en las proyecciones”.
A lo largo de su carrera, Olea ha participado en distintos apartados del Festival y ha formado parte del Jurado, Pedro Olea asegura que no porque le den un premio al conjunto de su carrera se piensa retirar: «Ahora tengo prevista unapelícula para el año que viene, mañana voy a participar en Donostia en una reunión. Antes tengo que hacer más teatro que me han ofrecido, una cosita para Joan Manuel Serrat y ojalá termine de salir otro documental”.
El director del Festival, Mikel Olaciregui, se ha referido a Pedro Olea como un gran cineasta, versátil, que ha hecho de todo, desde publicidad a cine comprometido y que se ha vinculado también con el cine vasco. Ha subrayado su faceta de «amigo de sus amigos” e ilustró la afirmación con un ejemplo: «Cuando a Eloy de la Iglesia parecía que se le había terminado la carrera, Pedro le tendió generosamente la mano y produjo su última película, «Los amantes búlgaros». Eso demuestra que estaba ahí y que su amistad perduraba en el tiempo”.
El director general de Kutxa, Fernando Martínez-Jorcano, ha sido el encargado de entregar el galardón Una vida de cine, consistente en una escultura de Mikel Cristti, a Pedro Olea. Ésta es la tercera edición del premio, que en 2007 se otorgó a Antonio Mercero y en 2008 a Elías Querejeta.
Finalizado el acto, se proyectó la versión que el propio autor ha «peinado”de su película «Akelarre», realizada hace 25 años. Este filme podrá verse en los próximos días en distintos puntos de Gipuzkoa, gracias a una iniciativa del Servicio Dorado de Kutxa.