BORRACHERA DE PODER

    1
    Titulo original: L’ivresse du pouvoir
    Año: 2006
    País: Francia - Alemania
    Duración: 110 min.
    Dirección: Claude Chabrol
    Guión: Odile Barski y Claude Chabrol.
    Música: Matthieu Chabrol. Tema musical: "Peer Gynt", de Edvard Grieg.

    Intérpretes

    Isabelle Huppert, François Berléand, Patrick Bruel, Marilyne Canto, Robin Renucci, Thomas Chabrol, Jean-François Balmer, Pierre Vernier, Jacques Boudet, Philippe Duclos, Roger Dumas, John Arnold, Jean-Christophe Bouvet, Jacques Bouanich, Benoît Charpentier, Laurence Colussi, Dominique Daguier, Stéphane Debac, Pierre-François Dumeniaud, Raphaëlle Farman, Pierre-Henri Gibert, Michelle Goddet, Cyril Guei, Sophie Guiter, Jean-Marie Juan, Aïcha Kossoko y Nathalie Kousnetzoff.

    Premios

    Seleccionada para el Festival Internacional de Cine de Berlín. Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine dEuropeo e Sevilla.

    Sinopsis

    A Jeanne Charmant Killman (Isabelle Huppert), una juez de instrucción, le encargan desentrañar e instruir un complejo escándalo de movimiento y malversación de fondos que acusan al presidente de un importante grupo industrial. A medida que avanzan las investigaciones y los interrogatorios que lleva a cabo, se da cuenta de que su poder va en aumento: va sabiendo más secretos y sus métodos de presión también crecen. Cree que va a poder hacer justicia en un mundo en el que, a medida que se acerca a su objetivo y va descubriendo la verdad, incluso desoyendo los consejos del jefe de los jueces, esa misma verdad se le escapa, y al mismo tiempo y por las mismas razones su propia vida privada que se vuelve más frágil. Su marido se intenta suicidar. Y no tarda en hacerse dos preguntas fundamentales: ¿Hasta dónde puede utilizar ese poder sin tener que enfrentarse a un poder mayor que el suyo? ¿Hasta qué punto la naturaleza humana puede resistirse al vértigo del poder? ¿Saldrá indemne?

    Comentario

    Claude Chabrol dirigió por séptima vez a Isabelle Huppert en esta película, convirtiéndola en una juez que investiga un escándalo financiero que afecta a un importante hombre de negocios y que acabará afectando a su vida privada. El director analiza la fragilidad del poder, y al mismo tiempo las infinitas conexiones de la corrupción que alcanzan a todas las esquinas, lo mismo da que sean políticos, jueces, banqueros, influyentes empresarios, y como esta embriaguez de poder puede afectar a las relaciones familiares sin darse cuenta que, por poderosa que se sienta una persona, siempre hay otra por encima con más poder.La historia se inspira lejanamente en las dificultades judiciales de Elf-Aquitaine, un caso que provocó un gran debate en Francia.