CÓDIGO 46

    3
    Titulo original: Codigo 46
    Año: 2004
    País: Gran Bretaña
    Duración: 92 min.
    Dirección: Michael Winterbottom.
    Guión: Frank Cottrell Boyce.
    Música: Steve Hilton y David Holmes. "No Man's Land", interpretado por David Holmes; "Tehran"; "Menina e Moça", interpretado por Lien Nguyin; "Should I Stay or Should I Go", interpretado por Mick Jones; "Song No. 6", interpretado por Freakpower; "No Woman No Cry"; "Thodasa Pagla", interpretado por Asha Bhosle; "row row row The Boat"; y "Warning Sign", interpretado por Coldplay.

    Intérpretes

    Tim Robbins, Togo Igawa, Nabil Elouahabi, Samantha Morton, Sarah Backhouse, Jonathan Ibbotson, Natalie Mendoza, Om Puri, Emil Marwa, Nina Fog, Bruno Lastra, Christopher Simpson, Lien Nguyin, David Fahm, Jeanne Balibar, Mick Jones, Taro Sherabayani, Nina Sosanya, Shelley King, Tuyet Le, Benedict Wong, Nina Wadia, Essie Davis, Teo-Wa Vuong, Jennifer Lim, Archie Panjabi, Paul Barnes, Louis Lin, Nabil Massad y Kerry Shale.

    Premios

    Nominada a los Premios Europeos del Cine a la Mejor Fotografía y a la Mejor Música y a los Premios del Público a la Mejor Actriz (Samantha Morton) y al Mejor Director. Seleccionada para la Competición del Festival Internacional de Cine de Venecia. Gran Premio Fantástico Europeo, Premio a la Mejor Música y Premio al Mejor Guión en el Festival de Cine de Sitges.

    Sinopsis

    En un futuro cercano, las atestadas ciudades, protegidas por puntos de control de alta seguridad, están rodeadas de áreas desérticas pobladas por gente sin condición de ciudadanos; sus vidas se ven sometidas a serias limitaciones al no disponer de papeles, una especie de póliza de seguros, pasaporte y visado todo en uno. William Geld (Tim Robbins), detective de la Agencia Pinkerton y residente en Seattle, casado y padre de familia, viaja a Shangai para investigar los papeles falsos que salen de la Agencia de Seguros Sphinx. Williams, al que se le ha inoculado un virus empático que le permite detectar cuál de los empleados sospechosos miente, recela inmediatamente de María González (Samantha Morton). Sin embargo, William se enamora de ella, por lo que dirige las sospechas hacia otro empleado. Tras la jornada laboral, William se encuentra con María; ambos conocerán en un bar a un naturalista, Damian Alekan (David Fahm), quien afirma querer investigar los murciélagos de Delhi. María le facilita un juego de papeles falso. Consciente de que se la está jugando, William pregunta a María cómo logra sacar los papeles. Aún así, sigue sin denunciarla. William pasa la noche en el piso de María y hacen el amor. Al día siguiente, William regresa junto a su esposa, Sylvie (Jeanne Balibar), y su hijo, Jack, en Seattle. Anya (Nina Sosanya), jefe de William en la Agencia de Detectives Pinkerton, le informa de que ha habido un muerto en Asia: Damian Alekan. William debe volver a las oficinas de la Sphinx en Shangai; una vez allí repara en que María ya no está. Seguirá su rastro hasta llegar a la Clínica Mai Lin, en las afueras de la ciudad. Alegando que María es una testigo fundamental en un caso de fraude, William logra entrar en la habitación donde ella yace convaleciente; sin embargo, ella no lo reconoce. Uno de los médicos informa a William de que María fue ingresada por infringir el código 46. Se le ha interrumpido el embarazo, y se le ha borrado todo recuerdo sobre el mismo: el padre, el acto sexual, y el propio embarazo. Cuando María regresa a su domicilio, William le muestra un registro digital del encuentro que tuvieron, y le informa de que hicieron el amor. Mientras María duerme, William le toma un cabello para el análisis del ADN en una clínica. La prueba demuestra que María es un clon de la difunta madre del propio William, desaparecida hace ya muchos años. Está prohibido que él tenga relaciones con ella. William no puede regresar a casa porque sus papeles han expirado. Le pide a María que le proporcione unos falsos. Ésta los consigue y ambos parten juntos hacia el aeropuerto. Impulsivamente, reservan un vuelo para Jebal’ali, donde se alojan en una casa de huéspedes. Pese a que María no lo recuerda, gracias a los intentos de aproximación de William, vuelven a hacer el amor. Ambos ignoran que durante la reciente operación de María, se le ha inoculado a ésta un virus. Mientras William duerme, María, bajo el efecto de este organismo, informa telefónicamente de su nueva violación del código 46. Mientras huyen al desierto en un vehículo, se besan y William no puede evitar una colisión. El detective despierta en una clínica de Seattle. No recuerda nada de su estancia con María. A su esposa se le dice que el virus empático afectó el juicio de William, por lo que no se le acusará de nada. Mientras, María vaga sola por el desierto.

    Comentario

    Con una estética muy cuidada e impregnada por un aroma poéticamente apocalíptico, el prolífico director británico Michael Winterbottom ("El perdón", "24 Hour Party People", "Nine songs", "A Cock and Bull Story") firma una original cinta futurista que narra una historia de amor imposible debido a la incompatibilidad genética. El mundo de Winterbottom es un universo orwelliano, en el que parece que el hombre padece de forma aplastante los daños causados al Medio Ambiente, un tema que aborda tangencialmente. Y en ese mundo, la historia de dos personas solitarias, que se unen y se desean, desafiando a la fría y controladora sociedad en la que viven. El filme está protagonizado por Tim Robbins como el inexpresivo detective Geld y la británica Samantha Morton. Winterbottom no firma una película de ciencia-ficción dominada por ordenadores, decorados futuristas y efectos especiales. Por el contrario, la enmarca en un futuro próximo perfectamente reconocible, donde hay muchos puntos en común con nuestro propio tiempo, combinando elementos de historia romántica, de thriller a lo film noir, y hasta de la mitología griega, junto con una exploración de las consecuencias emocionales que se derivan de la clonación humana.