CONSPIRACIÓN PARA MATAR A UN CURA

    2
    Titulo original: To Kill a Priest
    Año: 1988
    País: EE.UU. - Francia
    Duración: 117 min.
    Dirección: Agnieszka Holland
    Guión: Agnieszka Holland y Jean Yves Pitoun.
    Música: George Delerue y Zbigniew Preisner. Canción The Crimes of Cain, de Joan Baez.

    Intérpretes

    Christopher Lambert, Ed Harris, Joanne Whalley-Kilmer, Cherie Lunghi, Joss Ackland, Tim Roth, Timothy Spall, Pete Postlethwaite, David Suchet, Charlie Condou, Tom Radcliffe y Wojciech Pszoniak.

    Sinopsis

    El Padre Alec (Christopher Lambert), Capellán de la Unión de Trabajadora Polaca reza invocando la a Santa Madre de los capturados en la noche, y a la Reina de la Sufrida Polonia, mientras los fieles que abarrotan su templo, la iglesia de San Sebastián, una mezcla de obreros del acero e intelectuales, jovenes y viejos contestan un ruega por nosotros, cantando Dios protege a Polonia, un himno tradicional adaptado por el sindicato clandestino Solidaridad. Este hombre es un líder para los suyos para quienes un simple gesto con su mano, la V de la victoria, significa complicidad con los que luchan por la libertad. Todo es brillante en este sacerdote excepto un hombre, un capitán de la Policía Secreta llamado Stefan (Ed Harris) que está convencido que este cura desafía a las autoridades a través de sus sermones religiosos. Stefan se promete a si mismo que un día no muy lejano acabará matando a este cura, con lo que hará un favor patriótico a su país. Antes de decidirse a eliminar al cura, se dedica a ponerle todo tipo de trampas y jugadas sucias.

    Comentario

    Una película inspirada lejanamente en un hecho real, el del asesinato de Jerzy Popieluszko, un sacerdote polaco ligado al sindicato Solidaridad que fue asesinado por la policía secreta polaca en 1984. La directora Agnieszka Holland, de origen polaco, responsable de la reciente El tercer milagro, también protagonizada por De Harris, realiza una emotiva película que recoge los acontecimientos previos a la legalización del sindicato obrero Solidaridad. La película, además de mostrar un grotesco asesinato político, es una fábula sobre el siglo XX, la lucha de dos hombres con un amor tan apasionado por su Polonia herida, que uno tuvo que matar al otro. Holland muestra de nuevo la historia de Caín y Abel. Esta directora ha buscado un reparto internacional para esta película, la más personal y apasionada de las que ha hecho porque narra un hecho real de su país. Christopher Lambert y Ed Harris son aquí los dos carismáticos antagonistas, dos personas de creencias firmes enfrentados en los tumultosos días de las luchas obreras de los astilleros polacos que dieron paso a la legalización de Soliradidad y a la salida a la luz de su líder Lech Walesa.