CUMBRES BORRASCOSAS (1939)

    1
    Titulo original: Wuthering Heights
    Año: 1939
    País: EE.UU.
    Duración: 103 min.
    Dirección: William Wyler
    Guión: Charles MacArthur y Ben Hecht, basado en la novela homónima de Emily Bronté.
    Música: Alfred Newman. Tema musical: "Marcha turca" de Wolfgang Amadeus Mozart.

    Intérpretes

    Merle Oberon, Laurence Olivier, David Niven, Flora Robson, Donald Crisp, Geraldine Fitzgerald, Hugh Williams, Leo G. Carroll, Miles Mander, Cecil Kellaway, Cecil Humphreys, Sarita Wooton, Rex Downing, Douglas Scott, Alice Ahlers, Frank Benson, Romaine Callender, Vernon Downing, Harold Entwistle, Peter Gowland, Helena Grant y Sam Harris.

    Premios

    Oscar a la Mejor Fotografía en blanco y negro. Nominada al Oscar en las categorías de Mejor Película, Mejor director, Mejor Actor Principal (Laurence Olivier), Mejor Actriz Secundaria (Geraldine Fitzgerald), Mejor Música, Mejor Dirección Artística y Mejor Guión.

    Sinopsis

    Heathcliff (Rex Downing) un gitano de padres desconocidos, es recogido por el señor Hearnshaw, que en su casa de campo en Cumbres Borrascosas, lo educa como a uno de sus propios hijos. Al morir su protector, Heathcliff es tiranizado por Hindley (Douglas Scott), hijo de Hearnshaw, que lo arroja al establo. Creciendo solo y en silencio, el chico es feliz cuando ve y hablaba a la bonita Cathy (Sarita Wooton), la otra hija de Hearnshaw, que ocultó a su hermano la amistad entre ambos, de quién se enamora con topdo el ímpetu de su naturaleza violenta. Pasa el tiempo y Hindley (Hugh Williams) se ha casado y ahora recibe con gusto a Heathcliff (Laurence Olivier) que tiene una considerable fortuna. Pero ahora Heathcliff es un hombre que vive solo para la venganza, alentado por un violento y tenebroso amor que le sigue uniendo a Cathy (Merle Oberon), quién se siente envuelta como por una red que acabará matándola cuando nazca su hija, a la que también llaman Cathy.

    Comentario

    La mejor de las adaptaciones que ha conocido este clásico de la literatura romántica escrito por Emily Bronté, que lleva la firma del productor Samuel Goldwyn, quién delegó en William Wyler la dirección de esta historia de romanticismo desaforado y diferencia de clases ambientada en los desolados parajes de Yorkshire. Las principales desavenencias entre Goldwyn y Wyler se produjeron en el desenlace de la historia, pues el director tuvo que emplearse a fondo para vencer la resistencia de Goldwyn a aceptar un final trágico. Los excelentes diálogos del tándem Hetch-McCarthur y la sombría iluminación de Gregg Toland destacan en esta obra cumbre del cine romántico.