DAVE, PRESIDENTE POR UN DÍA

    1
    Titulo original: Dave
    Año: 1993
    País: EE.UU.
    Duración: 110 min.
    Dirección: Ivan Reitman
    Guión: Gary Ross.
    Música: James Newton Howard. Temas musicales: Don't, interpretado por Elvis Presley, Oklahoma, de Richard Rodgers and Oscar Hammerstein II, Tomorrow, de Charles Strouse y Martin Charnin, y Louie Louie, de Richard Berry.

    Intérpretes

    Kevin Kline, Sigourney Weaver, Frank Langella, Kevin Dunn, Ving Rhames, Ben Kingsley, Charles Grodin, Faith Prince, Laura Linney, Bonnie Hunt, Parley Baer, Stefan Gierasch, Anna Deavere Smith, Charles Hallahan, Tom Dugan, Alba Oms, Steve Witting, Kellen Sampson, Lexie Bigham, Frederic W. Barnes y Ronald Brownstein.

    Sinopsis

    Dave Kovie (Kevin Kline) tiene un trabajo fijo como director de una pequeña agencia de empleo temporal en Baltimore. No es rico, ero se defiende y disfruta proporcionando trabajo a las personas en paro que acuden a él, deseosas de encontrar un empleo. Sin embargo, Dave posee una cualidad poco habitual, tiene exactamente el mismo aspecto de William Harrison Mitchell (Kevin Kline), el Presidente número 44 de los Estados Unidos. Mientras tanto, parece que el Presidente Mitchell se dedica discretamente a utilizar dobles para que le sustituyan en algunas apariciones públicas, de modo que pueda tener tiempo para otras ocupaciones no relacionadas con su cargo. Su astuto jefe de Estado Mayor, Rob Alexander (Frank Langella), el jefe de prensa Alan Reed (Kevin Dunn), y el detective del servicio secreto Duane (Ving Rhames), le ofrecen la oportunidad única de, como dicen ellos, servir a su país, contratándole como doble del presidente por una sola ocasión a raíz de la aparición de Mitchell en un hotel cercano. Sin embargo, las cosas no van a salir exactamente como habían planeado. Cuando el presidente Mitchell cae de repente mortalmente enfermo, Dave, ante la insistencia del Jefe del Estado Mayor se encuentra continuando su mascarada como el Primer Mandatario de América… de un modo indefinido. La fascinación que le produce a Dave lo novedoso de su situación se convierte en pánico y más tarde en determinación, al encontrarse atrapado en medio de las ambiciones de un grupo de gente poderosa y de sus ideas básicas sobre el bien y el mal. Los desafíos a los que se tiene que enfrentar son poderosos, incluyendo el hecho de engañar a la Primera Dama Ellen Mitchell (Sigourney Weaver)… por un tiempo. Pero los escasos conocimientos de Dave sobre los entresijos del poder, el engaño y la intriga hacen que la presidencia se convierta en una sucesión de maniobras cómicas que reavivan la creencia pública en la decencia y la ingenuidad del ciudadano de a pie.

    Comentario

    Ivan Reitman consigue su mejor trabajo con esta comedia en la que se deja entrever claramente la sombra de Frank Capra, principal modelo referencial de esta amable y bienintencionada comedia que vuelve a reivindicar la figura del doble de un hombre de gobierno. Kevin Kline es el aquí un nuevo Juan Nadie de los noventa, un hombre afable y cordial que intenta ayudar al prójimo y que debido a su increíble parecido físico con el Presidente de los Estados Unidos, se verá convertido en inquilino de la Casa Blanca, donde pronto dejará de ser la marioneta de los que verdaderamente mueven los hilos del poder. El gran acierto de Reitman es haber renunciado a la parodia gruesa y al chiste fácil, ingredientes habituales en sus primeros trabajos, para impregnar a la película de un tono suave y fluido, a lo que contribuye un bien hilvanado guión de Gary Ross, un perfecto conocedor de los entresijos de la Casa Blanca, mucho de cuyo personal subalterno se interpretan a sí mismos en el filme..