EDIPO, EL HIJO DE LA FORTUNA

    1
    Titulo original: Edipo Re
    Año: 1967
    País: Italia – Marruecos
    Duración: 99 min.
    Dirección: Pier Paolo Pasolini
    Guión: Luigi Scaccianoce, basado en el drama de Sófocles.

    Intérpretes

    Silvana Mangano, Franco Citti, Alida Valli, Carmelo Bene, Julian Beck, Luciano Bartoli, Francesco Leonetti, Ahmed Belhachmi, Giovanni Ivan Scratuglia, Giandomenico Davoli, Ninetto Davoli, Laura Betti, Pier Paolo Pasolini e Isabel Ruth.

    Sinopsis

    En la Italia de preguerra, una pareja de jóvenes tienen un hijo varón. El padre, celoso del hijo, lo lleva al desierto para matarlo. El bebé es rescatado y recibe el nombre de Edipo. En la antigüedad, Edipo, hijo de Layo y Yocasta, reyes de Tebas, es abandonado de niño para que muera, al conocer por una profecía que será el asesino de su padre. Edipo es salvado y adoptado por el rey de Corinto. En la edad adulta, se dirige al oráculo de Delfos y éste le comunica que su trágico destino es asesinar a su padre y casarse con su madre. Para evitar que se cumpla este presagio Edipo no quiere volver a Corinto, y se dirige a Tebas, sin saber que corre a encontrarse con su destino. En la Bolonia industrial de los años 60 del siglo XX vuelve a suceder la misma historia.

    Comentario

    Pier Paolo Pasolini utiliza la famosa obra de Sófocles sobre el hijo del rey Edipo en la Grecia clásica que, sin saberlo, mata a su padre y se casa con su madre, para narrar una historia primitiva muy alejada de cualquier interpretación freudiana o psicoanalítica. La película está narrada en capítulos, con un prólogo en la Italia de los años 20 y un epílogo en la Bolonia industrial de los 60. El núcleo central, situado en la antigüedad presenta a Franco Citti, el actor alter ego del propio Pasolini, convertido en un héroe primitivo y trágico que lucha contra el destino. A su lado una insólita Silvana Mangano da vida a Yocasta. La fuerza y lirismo de la historia contrasta fuertemente con la aridez de unas imágenes rodadas en el desierto marroquí.