EL CRACK (1981)

    1
    Titulo original: El crack
    Año: 1981
    País: España
    Duración: 130 min.
    Dirección: José Luis Garci
    Guión: José Luis Garci y Horacio Valcárcel.
    Música: Jesús Gluck. Tema musical: Mercie Cherie, de Ugo Jürgens.

    Intérpretes

    Alfredo Landa, María Casanova, Manuel Tejada, Miguel Rellán, José Manuel Lorenzo, Raúl Fraire, José Bódalo, Francisco Vidal, Maite Blasco, Mairata O’Wisiedo, José Manuel Cervino, Ramón Lillo, Emilio Fornet, José Luis Arriaza y Serafín García Trueba.

    Sinopsis

    Germán Areta (Alfredo Landa), de 43 años de edad, detective privado, trabajó 12 años en la Brigada de Investigación Criminal y ahora tiene un despacho en la Gran Vía madrileña dedicándose a resolver casos privados. Un día se presenta en el despacho Francisco Medina (Raúl Fraire), un señor un poco extraño que le encarga la búsqueda de su hija, una chica de 17 años de la que hace tiempo no sabe nada. La única referencia es un novio que tuvo la muchacha y que ahora trabaja en la radio. Germán se pone en contacto con él y se entera de que ella se quedó embarazada y que el padre la obligó a abortar, perdiéndose después su rastro. Germán en sus ratos libres sale con Carmen (María Casanova), una enfermera que tiene una hija de cuatro años habida de unas relaciones con un hombre casado. El detective se ha encariñado con la pequeña, la van a buscar al colegio y juegan. Comienzan a presionar al detective por varios conductos para que deje de investigar sobre el caso Medina. Alguien de las altas esferas financieras se encuentra implicado, y como advertencia, una bomba en un coche acaba con la vida de la hija de Carmen. Esto le deja deshecho, pero cada vez es más firme su deseo de llegar hasta el final. Germán obliga a hablar a uno de los hombres pagados por el financiero, vértice del caso Medina. La chica murió en manos del sádico financiero. Germán se traslada a Nueva York en seguimiento del culpable, vengando fríamente la muerte de la joven y de su pequeña amiga.

    Comentario

    José Luis Garci se sumerge en la serie negro para hacer esta película de género (que tendría una continuación) en torno a un detective privado madrileño, no demasiado alejado de los cánones creados por Sam Spade en las novelas de Dashiell Hammett (al que está dedicado el filme), que se desenvuelve por los más sórdidos ambientes de la ciudad. Como manda la tradición, todo comienza con la visita al despacho del detective de un enigmático cliente que le pone sobre la pista de con caso que se convertirá en algo mucho más complejo y doloroso de lo que cabría esperar al principio.