EL JARDÍN DE LA TORTURA

    1
    Titulo original: Torture Garden
    Año: 1967
    País: Gran Bretaña
    Duración: 93 m.
    Dirección: Freddie Francis
    Guión: Robert Bloch.
    Música: Don Banks y James Bernard.

    Intérpretes

    Jack Palance, Burgess Meredith, Beverly Adams, Peter Cushing, Timothy Bateson, David Bauer, Michael Bryant, Michael Ripper, Barbara Ewing y Robert Hutton.

    Sinopsis

    Cuatro historias en las que los visitantes de una caseta de feria son retados por el siniestro doctor Diablo (Burgess Meredith) a comprobar lo que les espera en un futuro si permiten a Lucifer entrar en sus cuerpos para regir sus vidas. Cuatro de los cinco asistentes harán el experimento. En Enoch un joven playboy cae bajo el terror de un gato canibal cuando busca el dinero de su tío. En Terror sobre Hollywood, una famosa estrella de cine se convierte en un androide autómata frente a la muerte. En Mr. Steinway el villano resulta ser un piano asesino que amenaza el amor de una joven con un famoso pianista. Y en El hombre que colecciona a Poe, un coleccionista de objetos en torno a Edgar Allan Poe asesina a un coleccionista rival que posee la obra maestra de la colección, Poe en persona. El quinto espectador reservará una sorpresa con la que finalizarán estas historias.

    Comentario

    Película de terror en sketches que pese a contar con muchos elementos característicos de la Hammer, como el director Freddie Francis o el actor Peter Cushing, no pertenece a esta productora, sino a Amicus Films, su principal rival británica durante los años 60. Freddie Francis consigue crear tensión y ritmo en los cuatro sketches, siendo el último, que protagonizan Peter Cushing y Jack Palance, tan espectacular como ejemplar. Escritas por Robert Bloch, están recreadas con mucho estilo, apoyándose en unos solventes intérpretes y en una efectista puesta en escena, no en vano Freddie Francis, además de realizador especializado en el cine de terror y fantástico, es un competente director de fotografía que siempre sabe recrear unas atmósferas turbias y opresivas. De entre todos los interpretes sobresale Burgess Meredith como el doctor Diablo, un inigualable maestro de ceremonias.