EL LÁPIZ DEL CARPINTERO

    2
    Titulo original: El lápiz del carpintero
    Año: 2003
    País: España
    Duración: 106 min.
    Dirección: Antón Reixa
    Guión: Xosé Morais, Antón Reixa, basado en la novela homónima de Manuel Rivas.
    Música: Antón Seoane.

    Intérpretes

    Tristán Ulloa, Luis Tosar, María Adánez, Nancho Novo, María Pujalte, Manuel Manquiña, Anne Igartiburu, Maxo Barjas, Carlos Sobera, Sergio Pazos, Monti Castiñeiras, Miguel de Lira, Gonzalo Uriarte, Celso Parada, Santi Prego, Carlos Blanco, Eloy Silva, Manuel Lourenzo, Celso Bugallo, Yoima Valdés, Sofía Mareque, Antonio Mourelos, Luis Zahera y Ana Asensio.

    Sinopsis

    Galicia de 1936. En Santiago de Compostela, un joven médico, Daniel da Barca (Tristán Ulloa), se destaca como uno de los mejores oradores republicanos. En sucesivos mítines políticos, ante cautivados auditorios con nutrida representación femenina, Da Barca elabora imaginativas parábolas biológicas para enfatizar el valor de las libertades políticas y el progreso. El nuevo médico es un conocido intelectual socialista, que se ha hecho famoso por sus lecciones de medicina y sus discursos políticos. La novia de Daniel es Marisa Mallo (María Adánez), hija de un contrabandista de ideas fascistas que se opone a la relación de Marisa con el «políticamente peligroso» Daniel Da Barca. Poco antes de que estalle la Guerra Civil, el sargento Landesa, ordena seguir y espiar a varios activistas de izquierdas. El guardia Herbal (Luis Tosar) solicita que le encarguen el informe sobre Daniel Da barca porque, según dice, lo conoce bien. Así comienza la obsesiva persecución de Herbal, que se convierte en la sombra de Daniel Da Barca y de su novia Marisa. Cuando estalla la Guerra Civil, Daniel es brutalmente detenido y trasladado a la prisión de A Falcona, en Santiago de Compostela. Allí los presos tratan de superar la angustia de su encierro relatándose historias unos a otros mientras uno de los guardias, Herbal, vigila sin descanso espiando a los presos, sus palabras, sus acciones.Uno de los republicanos encarcelados es Camilo Díaz (Carlos Blanco), un pintor amigo de Daniel que dibuja con un lápiz de carpintero en un viejo cuaderno. Sus trazos se instalarán para siempre en la memoria y la conciencia de Herbal. Mientras Daniel está en prisión, Benito Mallo (Manuel Manquiña) intenta que su hija Marisa se olvide de él y le presenta a Alejandro (Monti Castiñeiras), un militar fascista a quien Benito considera el marido idóneo. Pero Marisa se niega a renunciar a su amor por Daniel y comienza una lucha desesperada por liberarle, aunque eso la ponga a ella misma en grave peligro. Dentro de los muros de la cárcel, Daniel continúa su pr

    Comentario

    El músico Antón Reixa, líder del grupo vigués Os Resentidos, debutó aquí como director de largometrajes, tras una larga trayectoria como realizador de videoclips y director de todo tipo de programas de televisión, con esta adaptación de la novela homónima de Manuel Rivas que obtuvo el Premio de la Crítica en 1998. La película narra la historia de Daniel Da Barca y Marisa Mallo, dos jóvenes que viven su amor en tiempos de lucha. La acción comienza en la Galicia de febrero de 1936. A un pueblo llega un nuevo médico, Daniel, un conocido intelectual socialista. Su novia es Marisa, hija de un fascista que se opone a la relación de su hija. Poco antes del estallido de la guerra, el guardia Herbal, por encargo superior, sigue y espía a Daniel, que es detenido al estallar la guerra y encarcelado en Santiago de Compostela. Tristán Ulloa como Daniel, María Adanes como Marisa y Luis Tosar como Herbal dan vida a los tres personajes principales, apareciendo también Manuel Manquiña, Nancho Novo, Anne Igartiburu, María Pujalte, Sergio Pazos y Carlos Sobera. Reixa asegura ser quién más veces ha leído la novela de Manuel Rivas, que hace una breve aparición en la película como una de las víctimas de un fusilamiento que se hizo junto a la Torre de Hércules, en A Coruña. El título de El lápiz del carpintero hace referencia a uno de los amigos de Daniel, un pintor que, con su lápiz de carpintero hace dibujos que reflejan lo que se vive dentro de los muros de la prisión: el horror, la brutalidad, los fusilamientos clandestinos... Cuadros que se fijan en la conciencia de uno de los carceleros. Aunque la acción se desarrolla durante la guerra, la película es, sobre todo, una historia romántica. Entre los méritos de la película, Rivas destacó que es "una de las pocas" en que aparece el mundo de las cárceles y los campos de concentración del franquismo.