EL SHOW DE TRUMAN (1998)

    2
    Titulo original: The Truman Show
    Año: 1998
    País: EE.UU.
    Duración: 98 min.
    Dirección: Peter Weir
    Guión: Andrew Niccol.
    Música: Burkhart Dallwitz. Temas musicales: "Sonata nº 11 para piano, tercer movimiento Alla Turca", interpretada al piano por Wilhelm Kempff; "The Beginning, Living Waters, Anthem, Opening", interpretado por Philip Glass; "Twentieth Century Boy", interpretado por The Big Six; Concierno nº 1 para piano en E Menor, Opus 11 de Frederic Chopin, segundo movimiento, interpretado por Arthur Rubinstein; "Scales to America", interpretado por David Hirschfelder; "Concierno nº1 en D Mayor de Wolfgang Amadeus Mozart, primer movimiento Allegro", interpretado por la Philarmonia Baroque Orchestra; "Loves Is Just Around the Corner", interpretado por Jackie Davis; "Wiegenlied (Lullaby)", de Johannes Brahms; "Underground", interpretado por Burkhart von Dallwitz; y "Father Kolbe’s Preaching", interpretado por la Orquesta Pilarmónica Nacional de Polonia.

    Intérpretes

    Jim Carrey, Laura Linney, Noah Emmerich, Ed Harris, Natascha McElhone, Holland Taylor, Brian Delate, Blair Slater, Ron Taylor, Ted Raymond, Judy Clayton, Peter Krause, Heidi Schanz, Ron Taylor, Ted Taylor, Fritz Dominique, Angel Schmiedt y Nastassja Schmiedt.

    Premios

    Nominada al Oscar en las categorías de Mejor Director, Mejor actor Secundario (Ed Harris) y Mejor Guión. Globo de Oro al Mejor Actor (Jim Carrey), Mejor Actor Secundario y Mejor Música Original. Nominada en las categoría de Mejor Director, Mejor Película Dramática y Mejor Guión.
    Premio Cinco Continentes a Peter Weir en los Premios Europeos del Cine.
    Premio Bafta de la Academia del cine Británico al Mejor Guión Original y Mejor Diseño de Producción. Premio David Lean al Mejor Director. Nominada para los Bafta de Mejor Película, Mejor Interpretación Secundaria (Ed Harris), Mejor Fotografía y Mejores Efectos Especiales.

    Sinopsis

    Truman Burbank (Jim Carrey) tiene la impresión de sentirse observado. Sin él saberlo, cada segundo de su vida, desde el momento de su nacimiento, hace 30 años, Truman ha sido involuntario protagonista del culebrón documental de más larga duración y mayor popularidad de la historia del medio televisivo. Seaheven, la ciudad perfecta hasta el último detalle, que Truman considera su hogar, no es más que un gigantesco plató televisivo. Sus amigos, sus familiares y todas las personas que se encuentra por la calle, sólo son actores. Truman vive en todo momento ante el ojo vigilante e imperturbable de miles de cámaras ocultas de televisión. Nunca ha salido de la ciudad, ya que odia el agua desde que su padre pereció ahogado y él no pudo hacer nada para salvarle. Sin embargo, un día cree reconocer a su padre como un vagabundo con el que se cruza. Esto hace que se cuestione su vida y que pretenda salir de allí. Pero cada vez que lo intenta, su mujer o algún extraño acontecimiento se lo impide. Al darse cuenta de que está atrapado como una mariposa en un frasco, Truman decide que su único propósito ha de ser escapar de Seaheven a cualquier precio. Pero no sabe que se enfrenta al poder de Cristof (Ed Harris), creador del Show de Truman y que ha producido, dirigido y supervisado todos y cada uno de los episodios. Se enfrenta también a sus propios temores, que pueden resultar más eficaces que el todopoderoso Cristof a la hora de mantenerle en su cárcel de Seaheven.

    Comentario

    Una crítica sobre el mundo de los shows televisivos, que no reparan en nada ni en nadie con tal de conseguir audiencia, en el que el protagonista es, sin saberlo, un hombre permanentemente observado por millones de personas, al que se le ha fabricado una vida a la medida de las características del programa, a la que es ajeno. La película significó un giro en la trayectoria de Jim Carrey, que abandonó sus patochadas y muecas estridentes para componer un personaje arriesgado y muy equilibrado.