EL SUDOR DE LOS RUISEÑORES

    1
    Titulo original: El sudor de los ruiseñores
    Año: 1997
    País: España
    Duración: 117 min.
    Dirección: Juan Manuel Cotelo
    Guión: Juan Manuel Cotelo.
    Música: Íñigo Pírfano. Temas musicales de Haendel, Boccherini y Enescu, interpretados por la Orquesta Filarmónica de Transilvania y de Rosana.

    Intérpretes

    Alexandru Agarici, Carlos Ysbert, María de Medeiros, Ana Ioana Macaría, Berta Casals, Fiorina Atanasescu, Lorena Berroya, Virgilio Cotelo, Javier Garin, Daniel Gil, Jaime Martín Gómez, Rafael Llano, Manuel Monje, Victor Ribas, Chema Rojas, Alex Ruiz, Mihai Simion y Arturo Soto.

    Sinopsis

    Mihai (Alexandru Agarici), un joven violonchelista rumano, cuya actividad ha transcurrido entre salas de conciertos, actuaciones teatrales, operas y clases como profesor de música, viene a España, fascinado por la idea que tiene de occidente, con la ilusión de trabajar en una gran orquesta y poder trae pronto a su mujer y a su hija de dos años. Pero las cosas no resultan como él pensaba, y su estancia va a estar llena de soledad, desarraigo y nostalgia. En espera de encontrar un trabajo y viendo como se aproxima la fecha en que caduca su visado, se ve obligado a tocar en la calle. En las adversas circunstancias con que se encuentra en Madrid será ayudado por Tote (Carlos Ysbert), un divertido titiritero que se gana la vida actuando como ventrílucuo en las calles de Madrid con el que surge una espontánea amistad. También conocerá a una joven portuguesa, Goyita (María de Medeiros), la recepcionista de la pensión en que se instala en Madrid, que será la primera persona en prestarle ayuda desinteresadamente.

    Comentario

    Primer y único largometraje por ahora de Juan Manuel Cotelo, una película de trasfondo lírico en torno a un músico rumano, emigrado a España, que se hace amigo en Madrid de un artista callejero, que le sirve al director y guionista para desarrollar una parábola sobre un encuentro entre dos mundos y dos culturas muy diferentes. La película muestra dos formas de ver la vida, una que tiende al idealismo, a la ilusión, a la confianza en las personas y en los proyectos, y otra, de mentalidad más práctica, más experimentada con las adversidades de la vida, de mentalidad más racional. Debut ante la cámara de Carlos Ysbert, hijo de María Isbert y hermano de Toni Isbert, dedicado anteriormente a labores de doblaje.