ELENA Y LOS HOMBRES (1956)

    2
    Titulo original: Elena et les hommes / Eliana e gli uomini
    Año: 1956
    País: Francia – Italia
    Duración: 95 min.
    Dirección: Jean Renoir
    Guión: Jean Renoir y Jean Serge.
    Música: Joseph Kosma. Temas musicales: Mefiez-vous de Paris, interpretado por Leo Marjane y O Nuit, interpretado por Juliette Greco.

    Intérpretes

    Ingrid Bergman, Jean Marais, Mel Ferrer, Jean Richard, Juliette Gréco, Pierre Bertin, Dora Doll, Frédéric Duvallès, Renaud Mary, Jacques Morel, Albert Rémy, Léo Marjane, Magali Noël, Jean Claudio, Mirko Ellis, Jacques Hilling, Jacques Jouanneau, Elina Labourdette y Olga Valéry.

    Sinopsis

    Paris de la belle époque, hacia 1880, Elena Sokorowska (Ingrid Bergman), una princesa polaca completamente arruinada, que se complace en influir en las carreras de los hombres dignos de su interés. En un 14 de julio particularmente agitado, se complica la vida hasta el punto de verse asediada por varios de sus pretendientes: el compositor Lionel Villaret (Jean Claudio), el industrial Martin-Michaud (Pierre Bertin), fabricante de zapatos y el vizconde Henri de Chevingcourt (Mel Ferrer). Encantada de jugar un rol político, Elena se convierte en una ardiente propagandista del general François Rollan (Jean Marais), un oportunista militar apoyado por una camarilla de mediocres y ambiciosos negociantes. Pero este último está más inclinado hacia el amor que hacia la política y Elena es convencida para que utilice su atractivo personal con el general.

    Comentario

    Un filme lleno de ritmo y color que permitió al maestro Jean Renoir reflexionar en torno a la riqueza y el poder, la vida y la representación, a partir de los avatares de una joven aristócrata polaca en la ruina que se verá acosada por varios pretendientes en un particularmente agitado 14 de julio en el París de los años de la belle époque. El tratamiento del color por parte del gran operador Claude Renoir, que permite de nuevo al maestro homenajear la pintura de su padre, y una elegante y espontánea Ingrid Bergman, a la que dan cumplida réplica Jean Marais, Mel Ferrer y Pierre Bertin, entre otros, constituyen dos especiales logros de esta vitalista sátira de aires vodevilescos que el propio Renoir tuvo a bien denominar fantasía musical.