EN LO PROFUNDO DEL OCÉANO (1999)

    2
    Titulo original: The deep of the ocean
    Año: 1999
    País: EE.UU.
    Duración: 103 min.
    Dirección: Ulu Grosbard
    Guión: Elmer Bernstein Temas musicales: “Energy”, interpretado por Bomb Bay Babies; y “Zorba's Dance”, de Mikis Theodorakis.
    Música: Stephen Schiff, basado en la novela de Jacquelyn Mitchard “The Deep End Of The Ocean".

    Intérpretes

    Michelle Pfeiffer, Treat Williams, Whoopi Goldberg, Jonathan Jackson, Cory Buck, Ryan Merriman, Alexa Vega, Michael McGrady, Brenda Strong, Michael McElroy, Tony Musante, Rose Gregorio, John Kapelos, Lucinda Jenney, John Roselius, K.K. Dodds, Joey Simmrin, Holly Towne, Olivia Summers, Susie Spear, Lisa Maris, Daniel Hagen, McNally Sagal, Robert Cicchini, Frank Marocco, Alison McMillan, Stephanie Feury, Wayne Duvall, Gerald McSorley, Mickey Swenson, Todd Jeffries, Steve Ireland, Scott W. Mckinlay, Wylie Small, Ana Gabriel, Nancy Sullivan, Timothy Davis-Reed, Robert Clotworthy, Ken Magee, Van Epperson, Jennifer Reznikoff, Ron von Gober, Steve Blalock, Mike Watson, Robert “Bobby Z” Zajonc, Jim James, Emidio Antonio, Patricia M. Leahy, Pete Sutton, Joan Blair y Scott King.

    Sinopsis

    Beth Cappadora (Michelle Pfeiffer) se parece a la mayoría de las madres: es cariñosa y completamente dedicada a su familia, cuyas exigencias a veces la desbordan, y a la vez tiene éxito en su trabajo como fotógrafa. Con sus tres hijos pequeños llega al hotel donde se va celebrar la 15ª reunión de alumnos de su antiguo colegio. El hall del hotel está lleno de gente y durante un momento Beth aparta la vista de sus hijos. Y en ese preciso instante Ben, su hijo de tres años, desaparece. Una búsqueda frenética no descubre nada: ha desaparecido sin dejar rastro. Las horas se convierten en días, los días en meses y la desaparición tiene un efecto devastador sobre Beth y crea tensiones entre ella y su marido Pat (Treat Williams) y su hijo mayor, Vincent (Cary Buck). El tiempo va pasando y, con la ayuda de Pat, Beth y los niños vuelven a llevar una vida aparentemente normal. Un día, nueve años después, un chico llama a la puerta de los Cappadora. El niño tiene la misma edad que su hijo desaparecido. A Beth el color de su pelo, la forma de sus ojos y la curva de la mejilla le resultan familiares… Se atreve a pensar lo imposible: ¿podría ser él? Con la ayuda de una tenaz detective de policía que a lo largo de los años se ha convertido en amiga suya, Candy Bliss (Whoopi Goldberg), Beth, Pat, su hija Kerry y su problemático hijo adolescente Vincent (Jonathan Jackson) ven como la familia vuelve a estar completa con la reaparición de Ben (Ryan Merriman), que ahora se llama Sam y que ha sido educado por su cariñoso padre adoptivo, George (John Kapelos). La alegría que experimentan Beth y Pat con esta reaparición milagrosa pronto se torna en preocupación cuando se dan cuenta de que Ben no recuerda a sus hermanos y para él no son más que extraños. Para Beth queda claro que, por muy fuerte que sea su amor por Sam, tienen que enfrentarse al hecho de que el chico se siente cada vez más infeliz al verse privado del hogar que ha conocido durante la mayor parte de su vida. Puede que lo que necesitan Beth y Pat no sea lo que necesita Sam. Al final la convicción y el valor de Beth abre para Sam una puerta a la esperanza.

    Comentario

    AA medida que han pasado los años la bella Michelle Pfeiffer ha apostado por papeles que le permitan mostrar todo su potencial dramático aunque los guiones no fueran precisamente una maravilla. Es el caso de este drama familiar sobre una pareja que supera la perdida de su hijo y la ironía de la reaparición del niño nueve años después, que a partir de una novela de Jacquelyn Mitchard, dirigió del director teatral y cineasta Ulu Grosbard (“Georgia”). La película plantea temas como ¿Qué es la identidad? ¿En qué consiste la relación con tus padres? ¿Y la relación de un padre con su hijo? El tema de la historia y su aspecto humano posee una verdad profunda. A destacar un reparto en el que tanto la Pfeiffer como sus compañeros, Treat Williams y Whoopi Goldberg, se convierten en lo mejor de la función.