ENCRUCIJADA DE ODIOS

    2
    Titulo original: Crossfire
    Año: 1947
    País: EE.UU.
    Duración: 86 min.
    Dirección: Edward Dmytryk
    Guión: John Pastón, basado en la novela The Brick Foxhole, de Richard Brokks.
    Música: Roy Webb.

    Intérpretes

    Robert Young, Robert Mitchum, Robert Ryan, Gloria Grahame, Paul Kelly, Sam Levene, Jacqueline White, Steve Brodie, George Cooper, Richard Benedict, Tom Keene, William Phipps, Lex Barker, Marlo Dwyer, Robert Bray, Don Cadell, Carl Faulkner, Harry Harvey, Kenneth MacDonald, George Meader, Philip Morris, Bill Nind, Jay Norris y Allan Ray.

    Sinopsis

    Joseph Samuels (Sam Levene) aparece asesinado. Miss Lewis (Marlo Dwyer), una amiga suya, informa al detective Capitán Finlay (Robert Young) que tres soldados desconocidos estuvieron la noche anterior bebiendo en compañía de la víctima en el bar de un hotel. Mientras se efectúan estas declaraciones, Montgomery (Robert Ryan) entra en el apartamento de Samuels y es identificado por Lewis como uno de los tres que estuvieron con la víctima. Y manifiesta al detective que Arthur Mitchell (George Cooper) estaba también el grupo. Finlay ordena que le traigan a Mitchell, pero al no encontrarlo, la policía militar hace venir a su amigo íntimo, el sargento Keely (Robert Mitchum),quien informa que Mary (Jacqueline White), la esposa de Mitchell, está en camino. Al enterarse de las sospechas de Finlay, se burla de ellas, hasta que este le muestra la gorra y la cartera de Mitchell, encontradas en la habitación del asesinado. Convencido de la inocencia de su amigo, Keeley está decidido a evitar que arresten a Mitchell, y cuando éste se presenta en el hotel, lo lleva a un cine, donde el otro le cuenta todo cuanto sabe: en el apartamento del muerto habían coincidido con Mitchell otros dos soldados.

    Comentario

    Interesante película basada en una novela de Richard Brooks, otro prestigioso cineasta que más tarde daría que hablar. Brillantes interpretaciones y magnífico pulso narrativo, un thriller atmosférico protagonizado por un excelente Robert Mitchum en su mejor y más prolífico momento artístico, que propone un estudio sobre el antisemitismo a través del asesinato de un judío a manos de un joven que acaba de volver de la guerra. La densa e inquietante atmósfera lograda por Dmytryk, con la inestimable colaboración del operador J. Roy Hunt, es uno de los aspectos más destacables de esta obra de impecable construcción con un protagonista psicópata, la sordidez ambiental y una espléndida fotografía en blanco y negro que la acercan al género negro