ENTRE PILLOS ANDA EL JUEGO

    1
    Titulo original: Trading places
    Año: 1983
    País: EE.UU.
    Duración: 111 min.
    Dirección: John Landis
    Guión: Timothy Harris y Herschel Weingrod.
    Música: Elmer Bernstein.

    Intérpretes

    Don Ameche, Eddie Murphy, Dan Aykroyd, Ralph Bellamy, Denholm Elliott, Jamie Lee Curtis, Kristin Holby, Paul Gleason, Alfred Drake, Bo Diddley, Frank Oz, James Belushi, Al Franken, Tom Davis, Maurice Woods, Richard D. Fisher Jr., Jim Gallagher, Anthony DiSabatino, Bonnie Behrend, Sunnie Merrill, Jim Newell, Mary St. John, Bonnie Tremena, David Schwartz, Tom Degidon, William Magerman y Avon Long.

    Sinopsis

    Louis Winthorpe III (Dan Aykroyd) es un joven millonario, descendiente de una vieja familia de banqueros y expertos en finanzas. Es la eminencia gris de la firma Duke & Duke, una entidad presidida por Randolph y Mortiner Duke (Ralph Bellamy y Don Ameche), dedicada a lucrativos negocios e inversiones. Winthorpe, que está a punto de casarse con la millonaria sobrina-nieta de sus jefes, es un hombre simpático al que la vida parece sonreírle permanentemente. Sin embargo, las ilusiones engañan cuando se cruza en su camino Billy Ray Valentine (Eddie Murphy), un veterano del Vietnam, experto en toda clase de trucos, que vive de explotar la compasión pública, fingiéndose ciego e inválido. Billy Ray, huyendo de la policía, penetra en el selecto Club Heritage, donde en aquel momento se encuentra Winthorpe acompañado de los hermanos Duke, que, aficionados desde siempre a todo tipo de juegos, apuestan a que si Billy Ray se encontrara en un medio adecuado, como la misma Duke & Duke, la conduciría tan bien como el mismo Winthorpe. A partir de ese momento, y con la complicidad de Randolph y Mortiner, Winthorpe ve truncada su ascendente carrera con toda clase de difíciles e inesperados obstáculos que le hacen caer cada vez más bajo, mientras que Billy Ray ve como todo comienza a salirle bien e inicia una inesperada ascensión hacia la riqueza y la fama. Apenas han pasado unas pocas horas desde que los hermanos Duke firmaron la singular apuesta, cuando Billy Ray es, con la ayuda de algunos medios poco ortodoxos, un potentado que disfruta de una casa señorial en el centro de la ciudad, puede dar órdenes a un mayordomo, conduce una limousina y posee un amplio y elegante guardarropa. Por el contrario, Winthorpe cae en una trampa que se le ha preparado en su propio club. Acusado de haber distraído una fuerte cantidad, se encuentra en la misma celda que ocupaba Bill Ray veinticuatro horas antes. Ya no posee un elegante traje a medida sino que está cubierto con harapos y para colmo de males, la policía le comunica que se ha encontrado

    Comentario

    Estupenda comedia que pertenece al mejor período de su director John Landis y resulta de lo poco interesante que hizo el actor Eddie Murphy en sus comienzos. El primero acababa de triunfar con su excelente comedia terrorífica Un hombre lobo americano en Londres y el segundo había debutado en un thriller de acción, Límite: 48 horas. Landis sitúa la acción en los más poderosos ambientes económicos y plantea una ingeniosa traslación de El príncipe y el mendigo a este escenario: Dos ricos potentados mantienen diferentes posturas sobre los efectos y condicionamientos de la naturaleza humana. Para dilucidar quién está en poder de la razón orquestan un plan en el que uno de sus ejecutivos es desposeído de todos sus privilegios y un ladronzuelo de la calle pasa a ocupar su puesto. Eddie Murphy demuestra que cuando quiere y se olvida de su narcisismo, es un buen actor. Aquí se encuentra secundado por un eficaz Dan Aykroyd, una sensual Jamie Lee Curtis y una impagable pareja de viejas glorias ya desaparecidas, Ralph Bellamy y Don Ameche.