FURIA (1936)

    3
    Titulo original: Fury
    Año: 1936
    País: EE.UU.
    Duración: 94 min.
    Dirección: Fritz Lang
    Guión: Bartlett Cormack y Fritz Lang, basado en la novela “Mob Rule”, de Norman Krasna.
    Música: Franz Waxman

    Intérpretes

    Spencer Tracy, Sylvia Sidney, Walter Brennan, Walter Abel, Bruce Cabot, Edward Ellis, Frank Albertson, George Walcott, Arthur Stone, Morgan Wallace, George Chandler, Roger Gray, Edwin Maxwell, Howard Hickman, Jonathan Hale, Leila Bennett, Esther Dale, Helen Flint, Ricca Allen, Herbert Ashley, Harry Bowen, Ed Brady, Raymond Brown, Frederick Burton, Ralph Bushman, Nora Cecil, Harvey Clark, Jane Corcoran, Gino Corrado, Jules Cowles, Alexander Cross, Jack Daley, Belle Donovan, Mary Foy, Ben Hall, Sherry Hall, Edna Mae Harris, Harry Harvey, Lew Harvey, Raymond Hatton, Harry Hayden, Sam Hayes, Daniel L. Haynes, Fay Helm, Oscar Dutch Hendrian, Al Herman, Robert Homans, Arthur Hoyt, Si Jenks, Clarence Kolb, Gwen Lee, Murdock MacQuarrie, Wally Maher, Tom Mahoney, Pat McKee, Mira McKinney, Frank Mills, Esther Muir, Elsa Newell, William Newell, George Offerman Jr., Dennis O'Keefe, Franklin Parker, Jack Perry, Victor Potel, Eddie Quillan, James Quinn, Ruth Renick, Bert Roach, Christian Rub, Lucille Stafford, Will Stanton, Carl Stockdale, Everett Sullivan, Frank Sully, Gertrude Sutton, William Tannen, Albert Taylor, Terry, Tommy Tomlinson, Minerva Urecal, Guy Usher, Billy Wayne, Dick Wessel, Huey White, Dorothea Wolbert, Duke York y Janet Young.

    Premios

    Nominada al Oscar al Mejor Guión

    Sinopsis

    Joe Wilson (Spencer Tracy) es un hombre a punto de casarse con Katherine Grant (Sylvia Sidney), que planea poner su propio negocio junto a su hermano. De paso por una pequeña ciudad, es identificado por una serie de coincidencias como sospechoso de un secuestro de una niña (que no ha cometido). El sheriff (Edward Ellis) le detiene y ingresado en prisión con carácter preventivo. Por boca de uno de los ayudantes del comisario, se inicia una serie de rumores cuando al ir a un bar habla de lo sucedido exagerando un poco. La gente del bar indignada por la naturaleza del crimen se convoca en la plaza frente a la comisaría. A medida que aumenta la concentración de gente, aumentan proporcionalmente los gritos hasta empezar a lanzar piedras contra la prisión en que se encuentra Joe. Finalmente, tras un intento fallido de asaltar el lugar, una gran masa de gente que comienza a gritar y a enloquecer descontrolada incendia la prisión. A través de las rejas de la ventana se ve al desgraciado Wilson luchando contra las llamas, en una celda en la que está encerrado, pero aunque logra escapar es dado por muerto ya que el incendio derriba el lugar impidiendo el rescate de cuerpo. Pero Joe ha escapado y oculto, espera el momento de vengarse. Un tiempo después se inicia el juicio al reducido grupo de personas, autores materiales del ataque, que se logran identificar gracias a imágenes de la televisión. En el grupo hay todo tipo de personas, hombres y mujeres, jóvenes y viejos. Paralelamente, Joe trama junto a sus hermanos la venganza: permanecer como muerto, incluso para Katherine, para que quienes intentaron matarlo sufran tanto como sea posible. Durante el proceso se juzga la culpabilidad de los acusados en el asesinato de Joe, cuando en realidad fue una masa la que actuó prendiendo fuego al edificio. Ya en los alegatos finales, la novia de Joe descubre con alegría que su novio está vivo, aunque le preocupa darse cuenta de los planes de venganza que lo esta cegando. Finalmente, cuando se está sentenciando al grupo de incendiarios, aparece Joe para salvarlos de su condena, por un lado porque el discurso de Katherine le provocó cierto remordimiento insoportable, y como medio de recuperar su vida y su novia.

    Comentario

    Un inocente es acusado de un crimen que no ha cometido, lo que le proporciona a Spencer Tracy uno de los mejores papeles de su vida y a Fritz Lang, recién llegado a Hollywood huyendo del nazismo la posibilidad de demostrar lo que vale: Un viajero es confundido con un secuestrador y el sheriff del pueblo lo detiene y encarcela. Un grupo de vecinos enardecidos trata de lincharlo y prende fuego al edificio donde se encuentra. Le dan por muerto, pero el retenido escapa y se oculta con ansias de vengarse. Una de las mejores películas de la etapa estadounidense de Lang.