GRITOS Y SUSURROS (1972)

    3
    Titulo original: Viskningar och rop
    Año: 1972
    País: Suecia
    Duración: 100 min.
    Dirección: Ingmar Bergman
    Guión: Ingmar Bergman.
    Música: Johann Sebastian Bach y Frédéric Chopin.

    Intérpretes

    Harriet Andersson, Kari Sylwan, Ingrid Thulin, Liv Ullmann, Anders Ek, Inga Gill, Erland Josephson, Henning Moritzen, Georg Årlin, Lena Bergman, Lars-Owe Carlberg, Malin Gjörup, Greta Johansson, Karin Johansson, Ann-Christin Lobråten, Börje Lundh, Rosanna Mariano, Monika Priede, Linn Ullmann, Ingrid Sandell e Ingrid von Rosen.

    Premios

    Oscar a la Mejor Fotografía. Nominada al Oscar en las categorías de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Original y Mejor Diseño de Vestuario. Nominada al Globo de oro a la Mejor Película en Lengua Extranjera.
    Nominada a los Premios Bafta de la Academia Británica de Cine a la Mejor Actriz (Ingrid Thulin) y a la Mejor Fotografía.
    Gran Premio Técnico del Festival internacional de Cine de Cannes.

    Sinopsis

    Tres hermanas, Karin (Kary Sylwan), María (Liv Ullman) y Agnes (Harriet Andessson) son tres hermanas que se citan en la vieja mansión familiar tras ser avisadas por el médico de la próxima muerte de la tercera de ellas como consecuencia del cáncer de matriz que padece. Ahora que parte de la familia se encuentra reunida en la casa que las vio crecer, comienzan a recordar todo lo que han hecho y todo lo que ha pasado en sus respectivas vidas. Mientras, la enferma entra en estado agónico y desvela entre confesiones la parte oscura de cuanto la rodeó. Agnes agoniza recordando a su madre y su envidia de niña adolescente, respecto a la hermana menor. Su vida estuvo siempre marcada por la enfermedad. No hubo un hombre en ella y sí en la de sus hermanas y, quizás por ello, su concepto de la felicidad fue sencillo e inalcanzable en plenitud. Karin es una mujer resentida que odia a todo el mundo, comenzando por sí misma, que piensa que la vida es solamente un tejido de mentiras, y que se atormenta recordando aspectos de su existencia conyugal, marcada por el rechazo, por el aborrecimiento físico y espiritual que experimentaba y experimenta hacia su marido, mucho mayor que ella, y que la impulsó, tiempo atrás, a herirse en sus partes íntimas para despertar en su esposo, una repulsión semejante a la suya. María, por el contrario, es un ser primario, más abierto, que solo piensa en su placer por encima de cualquier otra consideración. Y luego Anna (Kary Sylwan), la criada, estrechamente ligada a su ama enferma, como su único consuelo, desempeñando siempre un papel de espectadora frente a unas jovencitas, luego mujeres, de su misma edad, sobrepasada la treintena. Sólo recuerdos, diálogos intrascendentes por lo general, gritos de la agonizante y susurros de las que la velan.

    Comentario

    Ingmar Bergman vuelve al tema de la muerte, una constante en su cine, a través de los gritos y susurros de cuatro mujeres muy diferentes, trazando un retrato del alma y sentimientos femeninos desde cuatro ángulos distintos, en una historia donde los hombres apenas cuentan. Una vez más Bergman vuelve a trabajar aquí con sus actrices favoritas como Ingrid Thulin, Harriet Andersson y Liv Ullman, su ex esposa.