ISHTAR

    3
    Titulo original: Ishtar
    Año: 1987
    País: EE.UU.
    Duración: 105 min.
    Dirección: Elaine May
    Guión: Elaine May.
    Música: John Strauss, con canciones originales de Elaine May y Paul Williams

    Intérpretes

    Warren Beatty, Dustin Hoffman, Isabelle Adjani, Charles Grodin, Jack Weston, Tess Harper, Carol Kane, Aharon Ipale, Fuad Hageb, Julie Garfield, Christine Rose, Bob Girolami, Abe Kroll y Hannah Kroll.

    Sinopsis

    Una pareja de desafortunados cantautores llamados Lyle Rogers (Warren Beatty) y Chuck Clarke (Dustin Hoffman), se dejan convencer por un irresponsable agente artístico llamado Marty Freed (Jack Weston), para que hagan una gira por Marruecos. Cuando llegan a África, Rogers y Clarke paran en el mítico Ishtar, un país en plena ebullición política por el control del mercado del petróleo, donde una serie de sucesivos acontecimientos les colocan justo en medio del ojo del huracán. Allí conocerán a Shirra Assel (Isabelle Adjani) una joven revolucionaria que intenta eliminar al Emir de Ishtar.

    Comentario

    Una parodia del cine de espionaje en torno a dos cantantes sin éxito, de gira por un país del norte de Africa, que se ven implicados en una revolución controlada por la CIA. La chica de la película, Isabelle Adjani, buscó aquí abrirse camino en Hollywood. Warren Betty (también productor del filme) se inspiró en las películas de la serie Camino a... protagonizadas por Bing Crosby y Bob Hope para, con un esquema similar, trasladar la aventura de dos horrendos cantantes a la convulsa sociedad norteafricana. La directora es Elaine May que comenzó su trayectoria trabajando como actriz en el teatro y junto al también director Mike Nichols formaron una pareja cómica de éxito con numerosas actuaciones en cabarets, televisión y radio. Su colaboración con Warren Beatty se inició como coguionista de El cielo puede esperar, tras lo cual el actor y productor le confió la dirección de esta película. Junto a Beatty, Hoffman e Isabelle Adjani, cabe destacar también la presencia de Charles Grodin como un divertido agente de la CIA que es quién proporciona el hilo de conexión a un guión que se mueve en forma de zig zag. El humor tiene su punto más destacado en las escenas que suceden en el desierto, a cargo de un exhausto Chuck Clarke que acabará como traductor para los compradores árabes. Uno de los elementos más importantes del filme está en la luminosidad y los diversos contrastes de luz, con una dirección de fotografía que firma Vittorio Storaro, un colaborador habitual de Warren Beatty.