KANDAHAR

    3
    Titulo original: Kandahar
    Año: 2001
    País: Irán - Francia
    Duración: 85 min.
    Dirección: Mohsen Makhmalbaf
    Guión: Mohsen Makhmalbaf
    Música: Mohammad Reza Darvishi.

    Intérpretes

    Nelofer Pazira, Hassan Tantai, Sadou Teymouri, Hoyatala Hakimi, Monica Hankievich, Zahra Shafahi, Safdar Shodjai y Mollazaher Teymouri.

    Sinopsis

    Nafas (Nelofer Pazira), una joven periodista afgana refugiada en Canadá, recibe una carta desesperada de su hermana pequeña que vive en Afganistán, en la que le comunica que ha decidido quitarse la vida antes del eclipse de sol que se acerca. Nafas, que huyó de su país durante la guerra civil talibán, decide volver a Kandahar, país todavía en poder de los talibanes, para ayudar a su hermana, e intenta cruzar la frontera entre Irán y Afganistán. Nafas, oculta bajo una burka, penetra clandestinamente en el país, con la ayuda de un niño que le sirve de guía y comprueba como la realidad sociopolítica es aún mucho más miserable de lo que se imaginaba. Sin poder desprenderse del burka en ningún momento y sin poder moverse sola sin compañía de algún hombre, Nafas descubre un país desolado, lleno de mutilados de guerra, en el que los talibanes imponen la ley islámica a sangre y fuego y en el que a la mujer le está prohibido todo.

    Comentario

    Producción iraní dirigida por Mohsen Makhmalbaf en 2001, que cuenta el viaje de Nafas, una mujer afgana por las áridas tierras de Afganistán, empeñada en una arriesgada misión familiar. La película se adentra en Afganistán, cuando las mujeres eran secuestradas y víctimas del terrorismo cotidiano de los talibanes. También retrata a seres mutilados por minas. La protagonista se llama Nafas, nombre afgano que significa respiración. El "burka" (manto con rejilla ante los ojos con el que se cubren las afganas) impide respirar y moverse libremente. Mohsen Makhmalbaf es el realizador de películas como "El silencio" y "Gabbeh". Nació en una familia humilde de Teherán y tuvo una dura infancia. Implicado desde joven en militancia política radical acabó en la cárcel donde permaneció cuatro años. Salió de ella poco después de la Revolución. Allí cultivó la cultura y abandonó la política. Se convirtió en escritor (más de 20 libros) y en cineasta. Desde 1996, también se ha dedicado a enseñar, fundando la Makhmalbaf Film House. Sus películas están atravesadas de poesía visual, por muy duros que sean los temas que aborda.