LA ASESINA

    3
    Titulo original: Point of no return
    Año: 1993
    País: EE.UU.
    Duración: 109 min.
    Dirección: John Badham
    Guión: Robert Getchell y Alexandra Seros, según el guión de Luc Besson para su película "Nikita, dura de matar".
    Música: Hans Zimmer. Temas musicales: "Wild Is the Wind", interpretado por Nina Simone; "I Want a Little Sugar in my Bowl", interpretado por Nina Simone; "Everglade", interpretado por L7; "Feeling Good", interpretado por Nina Simone; "Here Comes the Sun", interpretado por Nina Simone; "Black Is the Color Of My True Love’s Hair", interpretado por Nina Simone; "Cuando calienta el sol", interpretado por Vikki Carr; "Zydeco Bogalo", interpretado por Buckwheat Zydeco; "Co-Fet?", interpretado por John Delafose; "Happy Birthday To You"; y "Entertainment City", interpretado por Harry Perry.

    Intérpretes

    Bridget Fonda, Gabriel Byrne, Dermot Mulroney, Miguel Ferrer, Anne Bancroft, Harvey Keitel, Olivia D’Abo, Richard Romanus, Lorraine Tousaint, Geoffrey Lewis, Mic Rodgers, Michael Rapaport, Ray Oriel, Spike McClure, Lieux Dressler, John Capodice, Carmen Zapata, Calvin Levels, Michael Ryusaki, Jan Speck, Francesco Messina, Peter Mark Vasquez, Wndy L. Davies, James Handy, Lee Dupree, David Sosna, Bruce Barnes y Jacqueline Koch..

    Sinopsis

    Maggie (Bridget Fonda) es la peor pesadilla de la sociedad. Una mujer inadaptada, drogadicta, feroz y desaliñada que ha sido considerada culpable de asesinato en primer grado de un policía y que ahora se encuentra en la celda de los condenados a muerte, aguardando con sombría cólera el momento de su ejecución. Pero una agencia estatal secreta, especializada en llevar a cabo asesinatos de máxima precisión, es capaz de convertir el misil sin rumbo que es Maggie en una máquina de matar fría como el hielo, pulcra e inteligente. Para Maggie apenas existe elección: aprender a matar siguiendo órdenes o morir como los jueces han dictaminado. Bob (Gabriel Byrne), el contacto de Maggie en la agencia, se convierte en su mentor, guiándola a través de un proceso que pretende disciplinar sus explosivos instintos. Amanda (Anne Bancroft), una mujer elegante y refinada, enseña a Maggie los modales y sofisticaciones que necesitará para poder codearse con las víctimas de élite a quienes deberá acechar. A lo largo de meses de agotador trabajo, Bob y Amanda, van desconchando la dura coraza de Maggie, enseñando, amparando, alentando e iluminando a su alumna, hasta que, de súbito, la chispa parece encenderse y Maggie comienza a cambiar ante los ojos de sus profesores. Donde antes el enigma de una marginada se enfrentaba a ellos, ahora Bob y Amanda pueden ver a un ser humano inteligente, curioso, amable y vacilantemente cariñoso. Maggie se ha convertido en una persona: ha empezado el momento en que empiece a ejercer el asesinato profesional. Finalmente Maggie se ha adaptado con exactitud al perfil de mujer seductora pero mortal en que la agencia quería convertirla, y es devuelta de nuevo al mundo en espera de su primer trabajo. De repente Maggie se ve sorprendida al descubrirse enamorada de J.P. (Dermont Mulroney), un joven fotógrafo, y anhelando disfrutar de una existencia normal sin verse sometida a las atroces exigencias de su vida secreta. El dramático contraste entre su aspecto convencional y los asesinatos que se ve obligada a cometer con acompañantes tan repulsivos como Victor el limpiador (Harvey Keitel) obliga a Maggie a afrontar una vida terrible en la cual coexisten la brutalidad y el amor en un mismo mundo y en una misma alma.

    Comentario

    Un remake de "Nikita, dura de matar", un thriller francés de Luc Besson que también dio paso a una serie de televisión. Se trata de una película que oscila entre el puro cine de acción en algunos momentos y el cómic en otros, pero casi calcando a la película original. La historia que nos presenta es la de una delincuente condenada a muerte que es reciclada por los servicios de seguridad del estado para convertirla en una asesina profesional al servicio de los intereses del gobierno. La excelente interpretación de Bridget Fonda pone un poco de orden consiguiendo hacer creíble a un personaje complejo.