LA CIUDAD DE LAS MUJERES (1980)

    3
    Titulo original: La città delle donne / La cité des femmes
    Año: 1980
    País: Italia - Francia
    Duración: 140 min.
    Dirección: Federico Fellini.
    Guión: Federico Fellini y Bernardino Zapponi.
    Música: Luis Enríquez Bacalov. Temas musicales: "Una donna senza un uomo è"; y "Donna Addio".

    Intérpretes

    Marcello Mastroianni, Anna Prucnal, Bernice Stegers, Jole Silvani, Donatella Damiani, Ettore Manni , Fiammetta Baralla, Hélène Calzarelli , Catherine Carrel, Marcello Di Falco, Silvana Fusacchia, Gabriella Giorgelli, Dominique Labourier, Stéphane Emilfork , Sylvie Matton, Meerberger Nahyr, Sibilla Sedat, Katren Gebelein, Alessandra Panelli , Nadia Vasil, Loredana Solfizi, Fiorella Molinari, Rosaria Tafuri, Sylvie Wacrenier, Carla Terlizzi, Jill Lucas, Vivian Lucas, Rose Alba, Penny Brown, Isabelle Canto da Maya, Omero Capanna, Fernando Cerulli, Annamaria Chio, Marina Confalone, Milly Corinaldi, Mirella D'Angelo, Catharina Dahlin, Gabriella Di Luzio, Franco Diogene, Marina Hedman, Stefan Liberski, Malisa Longo, Stéphanie Loïk, Cesare Martignon, Maïté Nahyr, Nello Pazzafini, Brigitte Petronio, Mimmo Poli, Josiane Tanzilli, Mara Tchoukleva, Stavros Tornes, Luciana Turina, Karina Verlier y Umberto Zuanelli.

    Sinopsis

    La acción tiene lugar en Italia a finales de la década de los 70 del siglo XX. Narra un sueño que tiene Snáporaz (Marcello Mastroianni), galán maduro, de 50 años, casado con Helena (Anna Prucnal), que se resiste a aceptar su decadencia como seductor, un papel que ha ocupado su vida. El sueño comienza en un compartimento de tren, donde Snáporaz sale de su somnolencia para seducir a una bella desconocida. La sigue a través del bosque hasta un hotel fantasmagórico donde tiene lugar un congreso de feministas. Intimidado por la exuberante agresividad de las militantes, se refugia en la mansión de un seductor con más de diez mil conquistas a sus espaldas. En la visita a la mansión ve que éste utiliza la mujer que ha conquistado como objeto de uso y de un increíble espectáculo circense. Snáporaz llega a una sala inmensa de patinaje sobre ruedas que se va poblando de patinadoras silenciosas. Éstas se mueven, con rapidez, en círculos alrededor de él, que se ve invadido por sentimientos de opresión y angustia. Una muchacha le ayuda a salir del lugar a través de la puerta que da acceso a una escalera estrecha y oscura, por la que cae rodando: su ánimo se llena de resentimiento y rabia.. Además, tiene ocasión de visitar un museo que colecciona imágenes femeninas asociadas a voces sumisas y serviles para con los hombres. Ante ellas cae en la cuenta, con desaliento, de la artificiosidad y del fracaso de la figura del conquistador. Después se desliza por un tobogán lleno de luces de colores en movimiento, que le conduce a un tribunal de mujeres ante el que es acusado con severidad. Allí constata con sorpresa y disgusto que sus habilidades para la seducción femenina no sólo no son útiles, sino que son sumamente perjudiciales y carecen de sentido ya que las mujeres no se dejan deslumbrar, ni conquistar, ni seducir. Snáporaz deberá superar distintas etapas antes de despertar y darse cuenta de que no era más que una delirante pesadilla.

    Comentario

    Dirigida y coescrita por Federico Fellini, que volvió a contar con Marcello Mastroianni. Éste se había convertido en su principal intérprete y alter-ego desde “La dolce vita” (1959). Una muestra de las buenas relaciones entre ambos queda reflejada en el nombre de Mastroianni (Snáporaz) en “La ciudad de las mujeres”, el apodo que Fellini le puso en aquel año. Snáporaz es un hombre que sueña con una sociedad regida por mujeres, y durante el sueño rememora a las féminas que ha anhelado. Surrealista, la película está llena de los excesos formales que se permitía Fellini en este el viaje por el inconsciente de un hombre que se resiste a aceptar su decadencia como seductor. El compositor Nino Rota, su colaborador más permanente y preciado, falleció mientras trabajaba en la partitura de la obra y fue sustituido por el argentino Luís Enrique Bacalov.