LA GRAN SOPRESA

    1
    Titulo original: First men in the moon
    Año: 1964
    País: Gran Bretaña
    Duración: 103 m.
    Dirección: Nathan Juran.
    Guión: Nigel Kneale y Jan Read según una novela de H. G. Wells.
    Música: Laurie Johnson.

    Intérpretes

    Edward Judd, Martha Hyer, Lionel Jeffries, Hugh McDermott, Betty McDowall, Erik Chitty, Laurence Herder, Gladys Henson, Miles Malleson, Sean Kelly, Gordon Robinson, Peter Finch, Marne Maitland, John Murray Scott y Huw Thomas.

    Sinopsis

    En los años 60 el mundo está pendiente de una nave espacial que lleva a un grupo de astronautas a la Luna, creyendo que es la primera vez que el hombre pone el pie en nuestro satélite. Pero este gozo se convierte en un golpe terrible cuando estos astronautas descubren allí una vieja bandera británica y un documento declarando que la Luna ha sido tomada por la Reina Victoria, lo que prueba que hubo quién llegó antes que ellos. Allí encuentran al último de los astronautas de la época victoriana, un anciano llamado Arnold Bednold que les cuenta su historia: Su novia y él se encontraron con un inventor, Joseph Cavor, en 1899. Cavor había inventado la cavorita, una pasta que permitía evitar la ingravidez, y había creado una esfera, especie de nave espacial, que les había llevado hasta allí. Arnold y accidentalmente también su novia, viajaron a la Luna descubriendo una población autóctona, una especie de insectos que se mostraron inquietantemente receptivos por sus visitantes terrestres. La película parte de una adaptación muy sólida de la famosa novela de H. G. Wells, que firman Nigel Kneale y Jan Reed. El primero ha sido el creador de la famosa saga del Doctor Quatermass, y ambos saben convertir el texto literario en una historia muy cinematográfica, llena de fantasía y humor, lo que planteó enormes dificultades a Ray Harryhausen, de las que salió triunfador. Además, en esta película rueda por primera vez con lentes anamórficas, en Panavisión, con lo que la estética de la película se tenía que plantear de forma completamente distinta a sus trabajos anteriores. Pero Harryhausen se pone el listón mucho más alto y emplea además un nuevo sistema cromático, que denominó Lunacolor, como referencia humorística al escenario de la película. Junto al diseño de una civilización cavernícola absolutamente geométrica, Harryhausen ideó a los habitantes de la Luna tomando como referencia a los insectos, con trajes que imitaban a los abejorros. La nave espacial del doctor Cavor se construyó a tamaño real respetando las indicaciones

    Comentario

    Una adaptación de una novela de H.G. Wells que narra la sorpresa que se llevan unos astronautas que llegan a la Luna en los años 60, cuando se encuentran allí a un hombre ya anciano que les asegura que él llegó sesenta y cinco años antes. Una película que combina humor y ciencia ficción en donde Harryhausen no se limitó a crear uno o dos muñecos, sino a toda una civilización selenita, con naves espaciales incluidas.