LA PARADA DE LOS MONSTRUOS

    1
    Titulo original: Freaks
    Año: 1932
    País: EE.UU.
    Duración: 64 min.
    Dirección: Tod Browning
    Guión: Edgar Allan Woolf, Al Boasberg, Willis Goldbeck y Leon Gordon, según la historia "Spurs" de Tod Robbins

    Intérpretes

    Wallace Ford, Olga Baclanova, Leila Hyams, Roscoe Ates, Henry Victor, Harry Earles, Daisy Earles, Rose Dione, Daisy Hilton, Violet Hilton, Schlitze, Josephine Joseph, Johnny Eck, Frances O'Connor, Peter Robinson, Olga Roderick, Koo Koo, Prince Randian, Martha Morris, Elvira Snow, Jenny Lee Snow, Elizabeth Green, Angelo Rossitto, Edward Brophy, Matt McHugh, Ernie Adams, Jerry Austin, Louise Beavers, Sidney Bracey, Albert Conti, Tiny Doll, Edith, Delmo Fritz, Murray Kinnell, Tom London y Michael Visaroff.

    Sinopsis

    Hans (Harry Earles), el enano de un circo integrado por todo tipo de seres deformes, enamorado de la malvada trapecista Cleopatra (Olga Baclanova), la única de la troupe sin ninguna malformación física, hereda una gran fortuna. La trapecista acepta entonces la proposición matrimonial que le hace el enano, con la idea de envenenarle y quedarse con la herencia. Cuenta para ello con la complicidad de su amante, el forzudo Hércules. Los amigos de Hans componen un variopinto grupo de personas, con diversas deformidades o mutilaciones. Durante el banquete de bodas, estos quieren adoptar a Cleopatra como uno de los suyos, pero esta los rechaza y ellos se vengan impidiendo sus planes.

    Comentario

    Impresionante obra maestra del cine de terror, osada y revulsiva que, aunque filmada en 1932, sigue hoy impactando tanto como el primer día. Sin un solo efecto especial, pero con auténticas personas deformes como actores, que incluyen incluso a dos de ellas unidas físicamente de por vida, consigue una impresionante y efectista película donde se interroga sobre quien es más deforme: aquellos que han nacido con este tipo de defectos físicos, pero que se rigen por un férreo código del honor o aquellas personas consideradas normales que no vacilan a la hora de torturar, vejar e incluso asesinar por codicia. Pasión, crueldad y ternura son los ingredientes de este filme macabro y repleto de humor negro que estuvo prohibido en Inglaterra durante 30 años.