LOS HOMBRES DUROS NO BAILAN

    4
    Titulo original: Tough Guys Don't Dance
    Año: 1987
    País: EE.UU.
    Duración: 110 min.
    Dirección: Norman Mailer.
    Guión: Norman Mailer basado en su propia novela homónima.
    Música: Angelo Badalamenti.

    Intérpretes

    Ryan O'Neal, Isabella Rossellini, Debra Sandlund, Wings Hauser, John Bedford Lloyd, Lawrence Tierney, Penn Gillette, Frances Fisher, R. Patrick Sullivan, Stephan Morrow, John Zinder, Clarence Williams III, Kathryn Sanders, Ira Lewis, Ed Setrakian, Jodi Faith Cahn, Edward Bonetti, Joel Meyerowitz, Gregory Hodal y Katrina Marshall.

    Sinopsis

    Veinticuatro días después del abandono de su esposa, el escritor Tom Madden (Ryan O’Neal) se despierta con una terrible resaca. Su memoria está confusa por los acontecimientos de la noche anterior y se sorprende al encontrar un tatuaje en su brazo, y se sobresalta al descubrir sangre en su Porshe, que se convierten en nauseas al encontrar la cabeza cortada de una mujer en su escondrijo de marihuana. Intentando descubrir la verdad de ese brutal crimen, Tom busca pistas sobre lo ocurrido la noche anterior. Recuerda vagamente a una pareja en una cafetería, El Paseo de la Viuda, una hermosa viuda llamada Jessica Pond (Frances Fisher) y su acompañante, un abogado llamado Leonard Pangborn (R. Patrick Sullivan). Poco después Leonard es encontrado muerto en el maletero de su coche alquilado, un aparente suicidio, y la cabeza de Jessica, cortada. Madden sospecha de mucha gente. Su esposa Patty (Debra Sandlund) regresa con un antiguo amigo, Wardley Meeks, III (John Bedford Lloyd) de quién quiere dinero. Madden nunca perdona a Patty que le haya abandonado, y pronto ella también aparece muerta, también con su cabeza cortada. Su acaudalado ex marido puede haberlo hecho, pero también el jefe de policía, el capitán Alvin Luther (Wings Hauser) que tenía relaciones con ambas víctimas y está casado con una antigua novia de Madden. Dos criminales y antiguos narcotraficantes están también relacionados con estas muertas. Todos, incluyendo a la antigua novia de Madden, una mujer a la que todavía ama, saben mucho más de lo que están dispuestos a admitir. Madden va atando cabos y acercándose poco a poco a la verdad.

    Comentario

    El escritor Norman Mailer se sitúa detrás de la cámara para realizar esta adaptación para la pantalla grande de su novela homónima Los hombres duros no bailan, que ilustra la bajada a los infiernos de un escritor alcoholizado y caído en desgracia que pronto se verá envuelto en una serie de misteriosos crímenes. El carácter psicológico e introspectivo del relato va derivando hacia un tono de gran guiñol combinando misterio, un tenso suspense y unos personajes inolvidables.