LOS LADRONES SOMOS GENTE HONRADA (1956)

    2
    Titulo original: Los ladrones somos gente honrada
    Año: 1956
    País: España
    Duración: 90 min.
    Dirección: Pedro L. Ramírez.
    Guión: Vicente Escrivá y Vicente Coello, basada en la comedia homónima de Enrique Jardiel Poncela.
    Música: Federico Contreras.

    Intérpretes

    José Luis Ozores, José Isbert, Encarnita Fuentes, Alicia Palacios, Julia Caba Alba, Antonio Garisa, Rafael Bardem, Carlos Miguel Solá, José Manuel Martín, José Ramón Giner, Isabel Pallarés, Antonio Ozores, Nora Samsó, Pilar Gómez Ferrer, Joaquín Roa, Emilio Santiago, Juana Ginzo, Julio Goróstegui, Manuel Aguilera, Jacinto San Emeterio, Juan Cazalilla, Ángel Álvarez y Milagros Leal.

    Sinopsis

    Castelar (José Luis Ozores), El Tío del Gabán (José Isbert) y El Pelirrojo (Antonio Garisa) son tres delincuentes de poca monta que se dedican al carterismo organizado en el Rastro de Madrid. Un día se reúnen por deseo de su antiguo socio Daniel El Melancólico (Carlos Miguel Solá), que planea cometer un robo en una joyería. El intento resulta ser un estrepitoso fracaso. Pero Daniel no ceja en su empeño, y poco después les encomienda el robo del contenido de la caja fuerte de la mansión de don Felipe Arévalo (Rafael Bardem), que guarda, entre otras joyas, un magnífico collar de brillantes de gran valor. Los problemas no tardan en volver a aparecer: La primitiva dueña de la casa, Doña Andrea, murió envenenada por Germana (Alicia Palacios), su cuñada, y su esposo Don Felipe, está siendo envenenado poco a poco, en las infusiones de tisana, del mismo modo que lo fue Andrea. Además, por si fuera poco, Daniel se enamora de Herminia (Encarna Fuentes), la ahijada del dueño.

    Comentario

    Una adaptación de la famosa pieza teatral de Enrique Jardiel Poncela, que fue uno de los títulos más famosos de la comedia española de pícaros y tramposos. La obra ya había sido llevada anteriormente al cine por Ignacio F. Iquino en 1942, siendo ésta una versión mucho más libre del texto original. Lo mejor de la función se encuentra en las interpretaciones de los admirables Pepe Isbert y José Luis Ozores, al frente de un espléndido reparto.