MALAS TEMPORADAS

    2
    Titulo original: Malas temporadas
    Año: 2005
    País: España
    Duración: 115 min.
    Dirección: Manuel Martín Cuenca
    Guión: Alejandro Hernández y Manuel Martín Cuenca.
    Música: Pedro Barbadillo. Temas musicales: "En blanco"; "Cercanías"; "Hay que tener paciencia"; "Mirar aviones volar"; "La vuelta"; "Taberna Reyes"; Amantes"; Antiguos amantes"; "El cuadro perdido"; "El amor perdido"; "Tabacco cubano"; "El blues de los diez euros”; "Soñar aviones"; "La vida es un juego"; "Irse"; "Algo hay que hacer"; "Contraataque desesperado"; "Me sigue amando"; "Necesito parar"; "Suerte"; "Dime la verdad"; "Adiós"; "La vida sigue"; "Siempre y nuca"; "Vete", interpretado por Marlango; y "Un pasito y otro más", interpretado por Beatrice Binotti.

    Intérpretes

    Nathalie Poza, Pere Arquillué, Javier Cámara, Leonor Watling, Fernando Echevarría, Xosé Manuel Esperante, Adrián Godoy, Mansueto Manel, Andrew Montgomery, Eman Xor Oña ... Carlos, Gonzalo Pedrosa, Raquel Vega y Julio Perillán.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de san Sebastián. Nominada al Goya a la Mejor Actriz Principal (Nathalie Poza)

    Sinopsis

    Historia, enclavada en el corazón de Madrid, de Mikel (Javier Cámara), Ana (Nathalie Poza) y Carlos (Eman Xor Oña), enclavada en el corazón de Madrid, personas que se relacionan mientras buscan su lugar en el mundo, un lugar que cada vez se aleja más del idealizado, del que no existe, y la única solución es partir de lo real, para empezar a construirlo. Gente a la que el destino ha terminado llevando por caminos inesperados, y ahora comparten la necesidad de replantearse sus opciones. En un instituto, en mitad de la clase, un grupo de adolescentes está haciendo un examen. Todos parecen muy concentrados, todos menos uno: Gonzalo (Gonzalo Pedrosa), que ha decidido no escribir nada y dejar su hoja en blanco. Le da igual que le suspendan, le da igual que su madre se enfade con él. De hecho, eso es lo que quiere. No sabe por qué, pero no le gusta cómo son las cosas a su alrededor y ha decidido que el mundo se va a parar… al menos, su mundo se va a parar. No muy lejos de allí, una mujer coge un tren de cercanías: es Ana, la madre de Gonzalo. Como cada mañana marcha a su trabajo en una ONG de ayuda a los refugiados: lo más importante de su vida, lo que ocupa todo su tiempo. Porque su hijo ya es suficientemente mayor para valerse por sí mismo, y el amor… el amor hace tiempo que ya no funciona. Mientras, en un descampado en las cercanías del aeropuerto de Madrid, Carlos, un cubano exiliado, ve aterrizar los aviones. Carlos era piloto en Cuba y fue el último amor de Ana. Ahora, ya sólo son amigos. Carlos se dedica a ganarse la vida contrabandeando puros y objetos de arte de la isla: una manera de sobrevivir. Pero, Carlos no está satisfecho con su vida… y sueña con marcharse muy lejos de España. Al mismo tiempo, un hombre camina por una carretera desolada hasta una parada de autobús. Es Mikel, que acaba de salir de la cárcel. El autobús no aparece, Mikel enciende un puro mientras espera. Es un cigarro especial: un regalo de Pascual (Pere Arquillué), su compañero de celda durante cuatro años. Pascual salió hace más de un año, desde entonces no ha vuelto a saber nada más de él. Ahora, allí, en aquella carretera solitaria, Mikel fuma y piensa en él… en la manera de encontrarlo y ajustar cuentas. La vida de Ana, Carlos y Mikel se irá relacionando poco a poco. Cada uno tendrá que enfrentarse a sus propios problemas y tomar sus propias decisiones, pero, todos ellos se influirán y se ayudarán. Pasarán una mala temporada, y lucharán por superarla.

    Comentario

    El director Martín Cuenca, ("La flaqueza del bolchevique"), realiza una película sobre la segunda oportunidad con personajes que han perdido el norte, que se sienten desorientados y que no son capaces de encajar sus problemas. Responsable del guión de "Malas temporadas, junto a Alejandro Hernández (guionista de "Hormigas en la boca" o "Escalofrío"), Martín Cuenca muestra, con un punto de vista algo catastrófico pero con un mensaje esperanzador, una historia urbana protagonizada por Nathalie Poza, que fue nominada al Goya por este trabajo, que da vida a una trabajadora social con un hijo adolescente que decide encerrarse en su habitación, Leonor Watling, una mujer paralítica, y Javier Cámara, un expresidiario, que debe enfrentarse al mundo tras su salida de la cárcel.