¡QUÉ BELLO ES VIVIR! (1946)

    3
    Titulo original: It’s a wonderful life
    Año: 1946
    País: EE.UU.
    Duración: 130 min.
    Dirección: Frank Capra
    Guión: Frances Goodrich, Albert Hackett y Frank Capra, con escenas adicionales de Jo Swerling, basado en la obra de Philip Van Doren Stern “The Greatest Gift”.
    Música: Dimitri Tiomkin. Temas musicales: “Buffalo Gal (Won't You Come Out Tonight)”, interpretado por James Stewart and Donna Reed; “Adeste Fidelis, Charleston”; “My Wild Irish Rose”, interpretado por Thomas Mitchell; “La marcha nupcial”, de Felix Mendelssohn-Bartholdy; “I Love You Truly”, interpretado por Ward Bond y Frank Faylen; “This Is the Army”; “Mr. Jones”, de Irving Berlin; “When Johnny Comes Marching Home Again, Hark! The Herald Angels Sing”, de Felix Mendelssohn-Bartholdy, interpretado al piano por Carol Coomes, “Auld Lang Syne”; “Twinkle”; “Twinkle”; “Little Star” y “Vieni, vieni”.

    Intérpretes

    James Stewart, Donna Reed, Lionel Barrymore, Thomas Mitchell, Henry Travers, Beulah Bondi, Frank Faylen, Ward Bond, Gloria Grahame, H.B. Warner, Frank Albertson, Todd Karns, Samuel S. Hinds, Mary Treen, Virginia Patton, Charles Williams, Sarah Edwards, William Edmunds, Lillian Randolph, Argentina Brunetti, Robert Anderson y Ronnie Ralph.

    Premios

    Nominada al Oscar en las categorías de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor Protagonista (James Stewart), Mejor Montaje y Mejor Sonido. Globo de Oro a la Mejor Película.
    Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos de España a la Mejor Película Extranjera

    Sinopsis

    En el cielo, un ángel necesita hacer una buena acción para lograr sus alas. Se le encarga entonces que se ocupe de George Bailey (James Stewart), un hombre desesperado al borde del suicidio. Desde su más tierna infancia, George solo ha tenido un deseo, poder viajar y conocer mundo. Cuando lo intenta por cuarta vez tampoco lo logra, porque su padre muere en esas fechas y él se debe hacer cargo de sus negocios, la construcción de viviendas, con un sentido tan humanitario y social de su profesión que ha permitido que muchos de sus conciudadanos sean ahora los propietarios de sus viviendas. George trabaja duramente en la compañía, siguiendo las directrices que le marcara su madre. Poco a poco acepta la idea del matrimonio y lo lleva a cabo con su amor de la infancia, Mary (Donna Reed). El día de la boda, al que debería seguir el soñado viaje, coincide con la gran depresión y sus ahorros han de servir para acallar a los accionistas más tímidos. George y Mary tienen ya cuatro hijos, el negocio ha seguido su marcha y el día en que está anunciada la visita de un inspector, el tío Billy (Thomas Mitchell) tiene la desgracia de traspapelar un depósito de ocho mil dólares. George desea en ese momento que se le trague la tierra, pero esto no se produce y sí que el ángel le traslade a una gran torre, desde la que puede comprobar cómo sería su ciudad si él no hubiera nacido y no se hubiera dedicado a los negocios de construcción de viviendas.

    Comentario

    Todo un clásico cuya visión sigue provocando el abundante derrame de lagrimones. Frank Capra (“Sucedió una noche”, “Caballero sin espada”) deja aquí sus comedias vitalistas para presentar una historia melodramática con una fuerte carga de amargura. James Stewart da vida a una excelente y honrada persona, que siempre ha ayudado a sus vecinos y al que circunstancias adversas le llevan a plantearse el suicido. Sólo la intervención divina, en forma de un ángel algo torpón, que necesita ganarse las alas con una buena acción, logrará que el infortunado protagonista cambie de opinión, encontrando a su regreso la solidaridad de sus convecinos. Capra, como gran maestro, sublima un argumento al borde del exceso llegando directamente al corazón del espectador. Stewart bordea la maestría dando emoción y manteniendo el equilibrio con un personaje con el que era muy fácil pasarse mucho o quedarse corto. Una película sobre la bondad humana.