THE GORGON

    2
    Titulo original: The Gorgon
    Año: 1964
    País: Gran Bretaña
    Duración: 83 m.
    Dirección: Terence Fisher
    Guión: John Gilling, según una historia de J. Llewellyn Devine.
    Música: James Bernard.

    Intérpretes

    Christopher Lee, Peter Cusing, Richard Pasco, Barbara Shelley, Michael Goodliffe, Patrick Troughton, Jack Watson, Joseph O’Conor, Redmond Phillips, Jeremy Longhurst, Toni Gilpin, Joyce Hemson, Alistair Williamson y Michael Peake.

    Sinopsis

    En el pueblo de Vandorf se suceden una serie de asesinatos. En todos los casos la víctima acaba convertida en piedra. Sascha Cass (Toni Gilpin) muere de esta horrible forma, cayendo las sospechas de lo sucedido sobre su amante. Cuando el cuerpo de este hombre aparece colgando de un árbol, los vecinos del lugar se engañan a si mismos echándole las culpas al muerto de los horribles crímenes sucedidos en la comarca. Pero su padre, el profesor Heitz, pide ayuda al profesor Namaroff (Peter Cushing), que ha estudiado las leyendas sobre la maléfica divinidad de la Gorgona, que vienen desde la Grecia clásica. Sin embargo Namaroff no tomará parte en el caso hasta que Heitz, investigando los rumores sobre la presencia de un ser maligno en el castillo de Borski, se encuentra frente a frente con un Gorgon con la cabeza llena de serpientes y también se vuelve piedra. Sólo después de que el otro hijo de Heitz junto a su novia, se vean atrapados también en una noche de terror, se revelará la identidad de este Gorgon que ha sobrevivido durante siglos a los demás seres malignos de su raza.

    Comentario

    Una de las grandes producciones de la Hammer, mezcla de thriller y terror, a cargo de Terence Fisher, el mejor director de esta productora. La película parte de una leyenda griega, materializada en la Europa Central del siglo XIX cuando unos seres terroríficos convierten en piedra a todos los que les miran y que ahora investiga un estudiante en 1910. Reunión de los dos grandes actores de la Hammer, Christopher Lee y Peter Cushing. La gran inteligencia del director Terence Fisher está en relacionar al maligno Gorgon con otros mitos del cine de terror como Frankenstein, Drácula o el hombre-lobo, que él mismo había revitalizado, envolviendo el terror más clásico en un halo romántico.