VIVAMENTE EL DOMINGO (1983)

    3
    Titulo original: Vivement dimanche!
    Año: 1983
    País: Francia
    Duración: 111 min.
    Dirección: François Truffaut.
    Guión: François Truffaut, Suzanne Schiffman y Jean Aurel, basado en la novela "The Long Saturday Night", de Charles Williams.
    Música: Georges Delerue.

    Intérpretes

    Fanny Ardant, Jean-Louis Trintignant, Philippe Laudenbach, Caroline Sihol, Philippe Morier-Genoud, Xavier Saint-Macary, Jean-Pierre Kalfon, Jean-Louis Richard, Castel Casti, Anik Belaubre, Yann Dedet, Nicole Félix, George Coulouris, Pascale Pellegrin, Roland Thénot, Michel Aubossu, Pauline Aubret, Martine Barraqué e Isabel Benet.

    Premios

    Nominada al Premio César de la Academia Francesa de Cine al Mejor Director. Nominada al Premio Bafta de la Academia Británica de Cine a la mejor Película en Lengua Extranjera.

    Sinopsis

    Una pequeña ciudad del sur de Francia durante varias noches consecutivas. Julien Vercel (Jean-Louis Trintignant), propietario de una agencia inmobiliaria, es el principal sospechoso de un doble asesinato: el de su propia mujer Marie-Christine (Caroline Sihol) y el de la amante de ésta, Claude Massoulier (Jean-Pierre Kalfon). Las circunstancias se vuelven en contra de Julien cuando se le imputa un tercer asesinato, lo que le obliga a desaparecer antes de que la policía le detenga. Será su fiel secretaria Barbara Becker (Fanny Ardant), la encargada de iniciar las pesquisas y descubrir la verdad buscando primero lo que pudo ocurrir en las relaciones entre Massoulier y Marie-Christine, lo que le lleva a entrevistarse con el hermano del difunto. Barbara, detective no profesional, deberá enfrentarse a situaciones imprevistas en su afán de descubrir la identidad del verdadero culpable. Su objetividad hace que no excluya al propio Julian Vercel de la lista de sospechosos, su jefe con el que discute continuamente, para acabar reconciliándose posteriormente ya que está secretamente enamorada de él.

    Comentario

    La última película que dirigió François Truffaut, la número 21 de su filmografía, una comedia policiaca que es también un homenaje a la serie negra americana y a Alfred Hitchcock, uno de los directores que Truffaut admiró toda su vida. Está rodada en blanco y negro ya que según Truffaut, entre dos escenas idénticas, rodadas en color y en blanco y negro, ésta última tiene siempre más fuerza y siempre resulta más misteriosa, lo que encaja perfectamente con el género en que se mueve el filme.