ZAZIE EN EL METRO

    1
    Titulo original: Zazie dans le metro
    Año: 1960
    País: Francia
    Duración: 92 min.
    Dirección: Louis Malle
    Guión: Luis Malle, basado en una novela de Raymond Queneau
    Música: André Pontin y Fiorenzo Carpi

    Intérpretes

    Catherine Demongeot, Philippe Noiret, Vittorio Caprioli, Carla Marlier, Yvonne Clech, Jacques Dufilho, Annie Fratellini, Hubert Deschamps, Antoine Roblot, Nicolas Bataille, Marc Doelnitz, Odette Picquet, Jacques Gheusi, Christine Howard, Luis Lalanne, Little Bara y Georges Faye.

    Sinopsis

    Zazie (Catherine Demongeot) es una niña de 11 años que desde una ciudad de provincias viaja por primera vez a París en compañía de su madre, una mujer divorciada, que acude a la ciudad para visitar a un viejo amigo, dejando a la muchacha en compañía de su tío Gabriel (Philippe Noiret). La gran ilusión de Zazie es viajar en el metro pero hay una huelga y las instalaciones están cerradas. Su tío trata de distraerla, pero la niña se escapa sola y vive diversas aventuras, involucrando a su propio tío en algunas de ellas. Al día siguiente, su madre vuelve a buscar a Zazie para regresar a su casa.

    Comentario

    Tercer largometraje en solitario en donde, tras el escándalo de “los amantes”, Louis Malle entra directamente en la comedia, buscando romper las reglas del género mediante una acumulación de hechos potenciados por un rapidísimo montaje que rompa así la posible verosimilitud de la acción transformándola en un cuento con aires fantásticos. Louis Malle transforma la novela de Raymond Queneau en que está basada la historia, en una película divertida que tiene algunos toques de melancolía. Zazie no puede viajar en metro, y llora por las calles mientras que la excelente banda sonora de André Pontin y Fiorenzo Carpi multiplica esos llantos, para expresar una frustración tan enorme. Pero a su alrededor suceden cosas muy cómicas, alegres y divertidas, como un guardia capaz de producir un colapso circulatorio para proseguir su aventura amorosa, unos turistas a los que les trae sin cuidado lo que ven, unos delincuentes inofensivos, unas camareras sentimentales o unos maniquíes fuera de serie. Zazie vivirá su peripecia con una encantadora tranquilidad, ganando a todos por inocencia y simpatía e imponiéndose, hasta que el sueño la acabe venciendo, desde la ingenuidad y la poesía. Malle muestra un París colorista, en perpetua variación y cuenta con la complicidad de una estupenda Catherine Demongeont como Zazie, una especie de pequeño príncipe que viaja desde su pequeño planeta para descubrir a los hombres, un trabajo que impide que la película se convierta en una sucesión de estampas de la vida parisina.