ROB MARSHALL EMERGE COMO DIRECTOR DE LA CUARTA ENTREGA DE «PIRATAS DEL CARIBE»

Una vez que las estrellas de las tres primeras entregas se dieron de baja, Orlando Bloom y Keira Knightley, a la búsqueda de proyectos de mayor categoría, la gran noticia fue la incoporación de Penélope Cruz al reparto. Cruz y Depp ya coincidieron en «Blow», con lo cual la química está asegurada. Aunque el rol de Cruz será una de las mayores bazas, se sabe únicamente que se equipara al personaje de Sparrow. La última mujer pirata fue Geena Davis a bordo de «La isla de las cabezas cortadas», dirigida por su marido de entonces, Renny Harlin, que fue un gran batacazo en taquilla.

La trama, de la que tampoco se sabe gran cosa, pivotará alrededor de un tesoro oculto del pirata Barba Negra y la Fuente de la Juventud guardará también enorme protagonismo. El guión va firmado por Terry Rossio y Ted Elliot y produce el temible Jerry Bruckheimer. Las cámaras comenzarán a rodar este verano en Hawaii.

Al reparto se acaba de unir un sólido actor, Ian McShane, conocido por la brutal serie «Deadwood», en la que encarnaba al dueño de un prostíbulo. Ciudadano británico y forjado en los escenarios teatrales en los años 70, McShane ha protagonizado también la serie televisiva «Kings» y últimamente ha prestado su voz a películas de animación tan distintas como «Kung Fu Panda» y la joya que es «Los mundos de Coraline», de Henry Selick. McShane se ha hecho con el rol del pirata Barba Negra, que en realidad se llamó Edward Teach y comandó el barco Queen Anne’s Revenge.

La cuarta «Piratas del Caribe» reune de nuevo a Rob Marshall con Penélope Cruz. La unión no ha podido ser más fructífera para la bella de Alcobendas que ganó el pasado año el oscar por «Vicky, Cristina, Barcelona», de Woody Allen. La novia de Javier Bardem opta también el próximo día 7 al Oscar a la mejor actriz de reparto por su rol de la amante de Guido/Daniel Day Lewis en el musical «Nine». Las probabilides de ganar son escasas, pero la cotización de la actriz sube como la espuma.