BING CROSBY

    3
    Harry Lillis Crosby nació en Tacoma (Washington) el 3 de mayo de 1903 en una casa construida por su padre. Su familia se mudó a Spokane (Washington) en 1906 con el objetivo de conseguir algún trabajo. Fue el cuarto de siete hijos: cinco hombres y dos mujeres. Su padre, Harry Lowe Crosby (1871-1950), era un contable de ascendencia inglesa-estadounidense, y su madre Catherine Harrigan (1873-1964) era hija de un constructor del Condado de Mayo de ascendencia irlandesa-estadounidense. Sus ancestros paternos, Thomas Prence y Patience Brewster, nacieron en Inglaterra y emigraron a los Estados Unidos en el siglo XVII. La familia Brewster arribó al continente en el famoso barco Mayflower. Bing Crosby no tenía certificado de nacimiento; la fecha, por tanto, fue un secreto hasta que la iglesia católica de su juventud en Tacoma reveló su acta de bautismo que contenía la datación exacta de su nacimiento.
    En 1910 Harry Lillis, con seis años de edad, descubrió una página completa en la que aparecía un artículo en la edición dominical del Spokesman-Review, The Bingville Bugle. El Bugle, sección escrita por el humorista Newton Newkirk, era en realidad una parodia que aparecía publicada en dicho periódico. Un vecino de quince años de edad, Valentine Hobart, compartía el entusiasmo de Crosby por estas parodias y llamó al diario Bingo por Bingville. De aquí surgió el apelativo de Crosby: suprimida la última vocal de la palabra Bingo, Crosby adoptó el nombre de Bing.

    En el verano de 1917 Crosby trabajó en el «Auditorium» de Spokane, donde fue testigo de los principales artistas de la época, incluyendo a Al Jolson de quien Crosby diría: «Para mí, él fue el mejor artista que ha existido». En el otoño de 1920, Bing se matriculó en la Universidad jesuita Gonzaga College en Spokane, Washington, con la intención de graduarse como abogado. Estando en Gonzaga, compró un equipo de batería por correspondencia. Tras arduas prácticas, sus habilidades crecieron manifiestamente y fue invitado a unirse a una banda local compuesta en su mayoría por escolares llamada Musicaladers, conducida por Al Rinker. Logró ganar tanto dinero con este trabajo que decidió dejar los estudios durante su último año para dedicarse al mundo del espectáculo.

    En 1925, Crosby se marchó a Los Ángeles (California) junto a Rinker, cuya hermana Mildred Bailey ya era una conocida cantante en aquella ciudad. Fue ella quien a través de sus contactos en el espectáculo logró lanzar a los dos jóvenes a la fama, siendo contratados en la revista The Syncopation Idea, ganando 75 dólares a la semana. En octubre de 1926, Crosby realizó su primera grabación para la Columbia Records junto a Rinker, con la canción «I’ve Got the Girl».

    Tiempo después, se forma la agrupación vocal The Rhythm Boys, dentro de la cual Crosby rápidamente tomó el mando, al mismo tiempo formándose artísticamente gracias a la gran calidad de los músicos que trabajaban para la orquesta como Bix Beiderbecke, Hoagy Carmichael, Tommy y Jimmy Dorsey, Eddie Lang, Joe Venuti y Jack Teagarden. En 1928 llegó al #1 con «Ol’ Man River», canción del musical Show Boat.
    En 1930, después de que la orquesta terminara de filmar la película «El Rey del Jazz», el trio decidió quedarse en Hollywood, donde pasaron a trabajar en la orquesta de Gus Arnheim. Para entonces, Bing ya brillaba con estrella propia con éxitos como «I Found a Million Dollar Baby» y «I Surrender, Dear». Ya para inicios de 1931 firmó un contrato en solitario para la disquera Brunswick y uno cinematográfico para Mack Sennett.

    El presidente de la radio CBS, William Paley contrató a Crosby tras de ser convencido por un hermano de éste. Su fama aumentó aún más al protagonizar su primer largometraje para la Paramount, «The Big Broadcast» (1932), en la cual aparecieron en la pantalla varias de las principales voces de la radio de principios de los 30. En 1934, el fundador de la Decca Records Jack Kapp logró contratar a Crosby para la recién formada compañía, aprovechando de que el vocalista seguía vendiendo millones de discos pese a que la Gran Depresión tenía a la industria de los discos en las cuerdas.

    En 1936, Crosby filmó la película «Pennies from Heaven» para la Columbia Pictures junto a Louis Armstrong, a quien él admiraba. El éxito de la película popularizó a Armstrong entre el público blanco. Aquel año también reemplazó a Whiteman en el programa de radio «Kraft Music Hall», donde fue acompañado por Jimmy Dorsey y luego por John Scott Trotter. Durante la Segunda Guerra Mundial, Crosby no solo realizó numerosas actuaciones para los soldados en Europa sino que también hizo transmisiones dirigidas a mellar la moral del ejército alemán, dentro del cual se hizo bastante popular con el apodo de «der Bingle». Al terminar la guerra en 1945, una encuesta lo mostró como aquel que ayudó más a la moral de los soldados estadounidenses, por encima del Presidente Franklin D. Roosevelt, el General Dwight D. Eisenhower y Bob Hope.
    Un reportaje que la revista Life publicó aquel año no solo mencionaba que Crosby se había convertido en una «institución», sino que también había vendido 60 millones de discos desde 1931, su mayor éxito siendo «Blanca Navidad», composición de Irving Berlin que introdujo en su show de radio en 1941 y que desde 1942 había comercializado más de 2 millones de copias en los EE.UU.

    Debido a la huelga de músicos durante la guerra, Bing Crosby pasó a estar más tiempo frente a las cámaras, con filmes como «Holiday Inn» (1942). Crosby y su amigo Bob Hope hicieron dupla en siete películas cómicas que formarían la saga «Road To…», filmadas entre 1940 y 1962, la actriz Dorothy Lamour intrepretando al interés romántico del personaje de Crosby en las primeras seis entregas. También actuó de narrador en la película de Walt Disney, «La leyenda de Sleepy Hollow» y «El Señor Sapo» (1949). En «Buenos tiempos» (1960) compartió pantalla con jóvenes artistas que habían crecido con él y que iniciaron sus carreras a fines de los 50. También interpretó roles más dramáticos como en «El buen pastor» (1944), ganando el Oscar por mejor actor; así como su secuela «Las campanas de Santa María» (1945), por la cual fue nominado así como por «La angustia de vivir» (1954).

    Tras una década al mando del Kraft Music Hall, Crosby abandonó la NBC en 1946. La recientemente creada ABC (formada a partir de una de las cadenas de la NBC en 1943) le ofreció a Crosby 30.000 dólares semanales por realizar programas grabados bajo el auspicio de Philco.
    El cantante apareció como invitado en numerosos programas de televisión en los 50 y 60, en particular The Hollywood Palace (1964-70) de la ABC, programa en el que fue presentador de su primera edición, así como en una treintena de episodios posteriores, en algunos casos en compañía de su familia. También tuvo numerosas apariciones en el programa inglés de música tradicional e himnos religiosos «Stars on Sunday» (1969-79). Crosby también produjo algunas series de éxito en los 60 como «Ben Casey» (1961-66) o «Hogan’s Heroes» (1965-71) No tuvo tanto éxito a la hora de protagonizar «El Show de Bing Crosby», serie tan solo duró una temporada de 1964 a 1965.

    Bing Crosby se casó con la actriz y cantante Dixie Lee en 1930 con quien tuvo cuatro hijos: Gary, Dennis, Philip y Lindsay. Luego de que Lee falleciera de cáncer ovular en 1952, Crosby se casó con la actriz Kathryn Grant en 1957. Tuvieron tres hijos: Harry Lillis III, Mary (ambos actores) y Nathaniel (golfista profesional). Lindsay y Dennis se suicidaron respectivamente en 1989 y 1991 a los 51 y 56 años. Gary falleció en 1995 de un cáncer de pulmón a los 62 y Philip murió de un infarto a los 69 años en 2004.

    Poco antes de su fallecimiento en 1977, Crosby haría su última aparición televisiva para el especial «Bing Crosby’s Merrie Olde Christmas» (emitido a finales de aquel año), cuyo momento más destacado lo tuvo junto al rockero David Bowie interpretando «El pequeño tamborilero». Se convertiría en un éxito póstumo tras ser lanzado como sencillo en 1982, llegando al 3 puesto de las listas británicas.

    En su madurez, Bing Crosby viajaba a la ciudad de La Paz (Baja California Sur, México), en donde alternaba sus vacaciones familiares con una gran labor social. En Las Cruces, un balneario casi aislado, disfrutó (según sus propias palabras) de algunos de los mejores días de su vida, siempre en compañía de su familia.
    Era muy aficionado al golf y falleció inesperadamente, por un infarto, mientras lo practicaba en el club de club de golf La Moraleja, en la zona residencial de La Moraleja, situada en Alcobendas, cerca de Madrid el 14 de octubre de 1977. Eran las seis de la tarde del 14 de octubre de 1977 cuando Bing Crosby dejó el palo de golf con el que había estado jugando los últimos minutos en el hoyo 18 del Club de Golf de La Moraleja, a las afueras de Madrid. Después de cuatro horas intensas en los «greens», satisfecho, pero cansado, se despidió de sus compañeros, con los que casi todo el rato estuvo conversando, riendo y cantando: su pareja en el juego fue el campeón de España Manuel Piñero y sus contrincantes, los también españoles Valentín Barrios y César de Zulueta. «¡Un gran partido, amigos…!», fueron sus últimas palabras, dirigiéndose hacia la sede del club social para cambiarse de indumentaria y tomarse un refresco. Pero cuando emprendía el camino, se cayó violentamente sobre el césped. Nada pudieron hacer por él en el botiquín del Club. Trasladado con toda urgencia al Hospital de la Cruz Roja ingresó ya cadáver. Informado el embajador de Estados Unidos se tomaron las medidas necesarias para que los restos mortales del gran actor y cantante fueran trasladados a su país, una vez que su esposa, residente en Los Ángeles recibió la luctuosa noticia.

    Crosby habría sufrido de alcoholismo durante gran parte de su vida, aunque no fue hasta el fallecimiento de su esposa, su muerte aparentemente acelerada por esto, que empezó a beber menos seguido, disuadiendo a sus hijos de tomar alcohol.

    En 1983, se publicó el libro «Going My Own Way» a partir de las memorias de su hijo Gary quien lo pintaba como un mal padre, egoísta, avaro, dictatorial, golpeador y mezquino.​ Pero el propio Gary dijo que muchos de los pasajes eran fabricaciones y que los golpes fueron por castigos en vez de no tener motivo alguno.

    Crosby suele ser considerado como uno de los actores musicales más populares de la historia y es hoy en día la voz humana más grabada electrónicamente. El prestigio artístico de Crosby es universal, máxime si tenemos en cuenta que fue una de las mayores inspiraciones para otros grandes intérpretes masculinos que lo secundaron, tales como Frank Sinatra, Perry Como y Dean Martin.