ELEANOR PARKER

    1

    Eleanor Parker, una de las míticas actrices del Hollywood clásico, nació en 26 de junio de 1922 en la localidad de Cedarville, Ohio. Tras actuar en producciones estudiantiles y después de concluir sus estudios secundarios intentó buscar fortuna en Hollywood a principios de la década de los cuarenta. Parker firmó un contrato con Warner Brothers cuando contaba 19 años y debutaría en el cine en 1941 interviniendo en el célebre film de Raoul Walsh «Murieron con las botas puestas», aunque sus escenas serían finalmente cortadas. A pesar de esa pequeña decepción, con posterioridad intervino en pequeños papeles en «Busses Roar» (1942) de Ross Lederman, y en el drama «Misión en Moscú· (1943), de Michael Curtiz, junto al carismático Walter Huston.

    Eleanor Parker logró su primer papel protagonista en «The Mysterious Doctor», un film de terror de serie B pero con realización y acabado técnico de serie A, dirigido por el especialista Benjamin Stoloff. Posteriormente, la actriz participa en otros títulos importantes en su momento como la clásica cinta fantástica de culto «Between Two Worlds» («Entre dos mundos», 1944), emparejada con el mítico John Garfield en un extraño ambiente onírico-metafísico; el melodrama negro Of «Human Bondage» («Servidumbre humana», 1946 de Edmond Goulding), remake digno pero minusvalorado por crítica y público de «Cautivo del deseo» (1934, John Cromwell) basados ambos en la célebre novela de Somerset Maugham; o la primera gran adaptación para la pantalla de «La dama de blanco» («The woman in white»), la famosísima novela escrita por Wilkie Collins donde la actriz está físicamente exultante. También en 1945, Parker protagoniza «Pride of the marines» («El príncipe de los marines», 1945), film bélico con trasfondo de melodrama trágico dirigido por Delmer Daves, donde repetía protagonismo con John Garfield y por el que logró su primer gran éxito de taquilla.
    Tras la segunda Guerra Mundial llegaría la época más gloriosa de Eleanor Parker donde demostró que podía ser algo más que una muy bella actriz al interpretar papeles de mujeres de carácter. Y en 1950, recibe su primera nominación al Óscar con su papel de mujer encarcelada injustamente en el claustrofóbico melodrama negro «Sin remisión», de John Cromwell, en el que brilla junto a Jane Darwell y Agnes Moorehead; y demuestra también su talento al lado de dos actrices de carácter como Patricia Neal y Ruth Roman en el melodrama de episodios «Three secrets» («Tres secretos», 1949) de Robert Wise. Al año siguiente volvería a ser nominada por su interpretación en un gran exponente del cine negro, por entonces considerado como cumbre absoluta del género como «Brigada 21», donde el gran William Wyler supo calibrar su talento para el melodrama emocional y logró de ella una de sus mejores interpretaciones, sin desmerecer a sus compañeros de reparto (Kirk Douglas, Lee Grant,…). Aparte de estos títulos, Parker también apareció en una serie de películas de estudio y gran presupuesto que la consagraron ante industria y gran público: «Scaramouche» (1952, de George Sidney), junto a Stewart Granger y Mel Ferrer, considerada todo un clásico del cine de capa y espada; «Fort Bravo» (1954) de John Sturges, al lado del inolvidable William Holden y de William Demarest en un western de notable popularidad en su día; «Cuando ruge la marabunta» (1954), de Byron Haskin, con Charlton Heston en una titánica lucha contra los elementos de la naturaleza; «El valle de los reyes» (1955), de Walter Pirosh, en plena reconstrucción arqueológico-mítica del antiguo Egipto y en compañía de Robert Taylor; El hombre del brazo de oro (1955), de Otto Preminger, ayudando a un sufrido Frank Sinatra en su lucha contra la dependencia de alcohol y cocaína; o el agradable western cómico de Raoul Walsh «Un rey para cuatro reinas» (1956) junto a Clark Gable y Jo Van Fleet.
    En 1955, recibe su tercera y última nominación a los Oscar con su magnífica representación de la cantante de ópera Marjorie Lawrence en el biopic «Melodía interrumpida», de bastante popularidad en su momento, y en la que trabajó junto a Glenn Ford.
    En los últimos años de la década de los 50, Parker también aparecería en títulos como «Millonario de ilusiones» (1959), de Frank Capra, de nuevo con Frank Sinatra y también con Edward G. Robinson y Carolyn Jones; o el melodrama de Vincente Minnelli «Con él llegó el escándalo», como la torturada esposa de Robert Mitchum y la torturada madre de un jovencísimo George Hamilton.

    En los años 60 del pasado siglo, en parte porque los papeles como protagonista absoluta empiezan a escasear, y en parte porque la pantalla se llena con las jovencitas que van a convertirse en las estrellas del cine de la década siguiente, su presencia cinematográfica se hace menos regular y se refugia en la televisión. Según la leyenda, en este momento se especializa en personajes dramáticos tópicos. A pesar de ello, regresa a la pantalla por la puerta grande al interpretar a la baronesa Elsa Schraeder en la película musical más taquillera de la historia del cine: «Sonrisas y lágrimas» (1965), Robert Wise.

    En 1966, Eleanor Parker contrae matrimonio con Raymond Hirsch y su carrera en el cine comienza a decaer (sólo destaca el estupendo thriller «Homicidio justificado» que rodó en 1967 dirigida por Buzz Kulik), hasta abandonar la pantalla grande en 1969 tras el fracaso en taquilla de la película melodramática «La gata en la terraza» (1969), dirigida por David Lowell Rich y acompañada por Gayle Hunnicutt y Michael Sarrazin. Diez años después retornaría para interpretar una película de entretenimiento violento-cómico como «Sol ardiente» (1979), de Richard C. Sarafian, como una de las numerosas estrellas invitadas en una historia que pilotaban Charles Grodin y Farrah Fawcett. La actriz se refugia entonces en la televisión y durante los años 70 trabaja con bastante asiduidad en diversos telefilmes.
    En sus últimos años vivió su vejez alejada de toda relación con el mundo del cine, rehuyendo ser fotografiada y negándose a toda entrevista. Eleanor Parker falleció el 9 de diciembre de 2013 a los 91 años como consecuencia de las complicaciones derivadas de una neumonía, en un centro médico cercano a su residencia en Palm Springs (California).