ERROL FLYNN

    2

    Errol Leslie Thomson Flynn nació el 20 de junio de 1909 en Hobart, Tasmania (Australia). Era hijo de un oceanógrafo, biólogo y botánico, Theodore Thomson Flynn. Desde niño Errol mostró una personalidad hiperactiva, indisciplinada, muy impulsiva y aventurera. Fue matriculado en un prestigioso establecimiento en Londres, el Eton College, y acabó en París, tras ser expulsado por sus contínuas faltas de disciplina de la férrea institución británica donde cursaba.
    En su juventud Errol Flynn se dedicó entonces al deporte en todas las facetas que estuvieron a su alcance, decantándose pronto por el boxeo e incluso recibió la oportunidad de representar a su país, Australia, en los Juegos Olímpicos de 1928 en Ámsterdam. Pero el joven Flynn, enemigo de la disciplina y de lo estructural no aceptó la convocatoria y se dedicó a viajar por los cinco continentes y a ejercer los más diversos oficios (buscador de oro, de perlas, friegaplatos de restaurante, mozo, fontanero, etc.).
    SU DESCUBRIMIENTO
    Inquieto y viajero, estudió Arte Dramático en Londres, donde debuto como actor. En Estados Unidos, se sintió atraído por el teatro, y de entre todas las opciones artísticas que barajó, se decantó por la interpretación, comenzando a actuar en varias obras hasta que fue descubierto por un cazatalentos de la Warner Bros. Su innegable atractivo, atributos físicos de sobra y una personalidad histriónica y desbordante, fueron una poderosa mezcla para la pantalla grande.
    Su debut cinematográfico se produjo en 1933, con «In the wake of the Bounty», y su primer protagonista con «El capitán Blood» (1935) junto a Olivia de Haviland, título al que seguiría «La carga de la brigada ligera» (1936); El éxito y una enorme popularidad le llegaría con «Robin de los bosques» (1938) en donde encarnaba al famoso arquero de sherwood.
    AVENTURERO Y GALÁN
    De esta manera Errol Flynn se consagró con papeles de aventurero, galán y héroe ideal, cuya hombría atraía y embrujaba a la bella dama necesitada de ayuda y protección. En los rodajes era siempre un tipo conflictivo que protagonizó además muchas reyertas entre bastidores debido a su personalidad indomable, recalcitrante, desafiante y desbordante que se sobreponía a la de otros actores. Fue blanco de muchas envidias y aprensiones masculinas por su notable capacidad de conquista femenina, a tal extremo que muchos de sus conocidos evitaban presentarle a sus novias o esposas.
    Años después se diría que en aquellos finales años 30 Flynn era pro-nazi, y homosexual (por su amistad con Tyrone Power y Truman Capote), aunque parece que solo fueron calumnias, sobre todo porque el actor siempre tuvo simpatías izquierdistas y apoyó a la República Española frente a la sublevación militar de Franco que daría origen a la Guerra Civil en España.
    Entre el final de la década de los 30 y los primeros cuarenta, se desarrollan los años gloriosos de Errol Flynn en la gran pantalla, con westerns como «Dodge City», «Oro, amor y sangre», «Camino de Santa Fé» y «Murieron con las botas puestas» (de nuevo con Olivia de Haviland). También, durante los años de la Segunda Guerra Mundial, haría varias películas bélicas con títulos como «Objetivo Birmania», destinada a subir la moral de la población.
    GRANDES ÉXITOS
    Entre todos sus grandes éxitos, que los hubo y muchos, destacaron los dirigidos por Michael Curtiz, con el que colaboró en once largometrajes, y por Raoul Walsh, para el que trabajó en siete películas. Olivia de Havilland se convirtió desde que trabajó con él en 1935 en su pareja cinematográfica ideal, ya que la serenidad de la actriz se constituyó en el contrapunto ideal a la insolencia y desenvoltura de Errol Flynn. Fue además muy amigo del magnate Howard Hughes con quien compartía muchas de las fiestas privadas que organizaba.
    El escándalo saltaría a las páginas de los periódicos en el año 1940, cuando fue juzgado en un publicitado juicio y absuelto por violación de una jovencita a bordo de un yate. Su vida personal fue muy turbulenta y disipada. Contrajo tres veces matrimonio: la primera vez con Lily Damita desde 1935 a 1942, con la que tuvo a su hijo Sean Flynn (1941–1970, que desapareció mientras trabajaba como reportero gráfico en la guerra del Vietnam); la segunda vez con Nora Eddington desde 1943 a 1949, matrimonio del que nacen Deirdre (1945) y Rory (1947); y la tercera vez con Patrice Wymore desde 1950 hasta la muerte del actor, con la que tendrá a Arnella Roma (1953–1998).
    ESCÁNDALOS Y PLEITOS
    Su vida privada fue un continuo de escándalos de faldas, pleitos, bullangeríos disipados y persecución de acreedores. Mostró una faceta de productor y pseudoreportero al realizar el documental «The Truth About Fidel Castro Revolution» y un film sobre el mismo tema «Cuban Story».
    A finales de los 50, Flynn ya estaba minado física, económica y espiritualmente, corrompido por los excesos con las drogas, el sexo y el alcohol, se retiró prácticamente en la ruina y acuciado por el fisco. A partir de entonces vivió solitariamente en su yate del que sólo saldría para participar como secundario en algún proyecto de antiguos amigos, como «Fiesta», junto a Tyrone Power, Mel Ferrer y Ava Gardner. El director cinematográfico Irving Rapper, diría de él: «Tuvo el mundo entero en la palma de sus manos y no supo aprovecharlo».
    Como curiosidad se puede citar que, según Marilyn Monroe, Flynn tocaba el piano con el pene en sus fiestas privadas. También, según otros rumores, tenía adiestrado a un perro para quitarles las prendas íntimas a sus invitadas en el momento propicio. Errol Flynn falleció de un infarto cardíaco prematuramente, el 14 de octubre de 1959 en Vancouver, Canadá, con 50 años.