GENE HACKMAN

    39

    Eugene Allen Hackman nació en San Bernardino, California, el 30 de enero de 1930. Hijo de Eugene Ezra Hackman, cristiano ortodoxo procedente de Rusia y Lidya Gray Hackman, una irlandesa de religión católica devota. Hackman es católico y fue bautizado en 1932. Tiene un hermano, Richard, doce años menor que él. Sus padres se divorciaron cuando era aún niño, en 1943, por lo que vivió en diversos lugares hasta que se instaló finalmente en casa de su abuela, Beatrice, en Danville, Illinois, donde su padre trabajó como editor de un periódico. A los 16 años, mintiendo sobre su edad, se alistó en los Marines, donde sirvió durante tres años como operador de radio. Posteriormente vivió en Nueva York, donde realizó varios trabajos de poca importancia. Regresó a Illinois para estudiar televisión y periodismo en la universidad, aprovechando la ayuda para los estudios que prestaba el estado a los antiguos militares. Posteriormente estudió en la School of Radio Technique de Nueva York, lo que le facilitó trabajar en emisoras de Florida e Illinois.

    Habiendo cumplido ya los 30 años, Hackman decidió ser actor e ingresó en la escuela de interpretación Pasadena Playhouse en Los Ángeles. Fue aquí donde forjó amistad con otra promesa de la actuación, Dustin Hoffman. Hizo algún trabajo en televisión en series como «FBI» o «Los invasores2, y debutó en el cine con un pequeño papel en el filme de gánsteres «Mad Dog Coll», de 1961, dirigido por Burt Balaban, en el que ni tan siquiera su nombre aparecía en los títulos de crédito.

    Después de algún tiempo, y tras la accidental muerte de su madre en 1962, en un incendio, volvió a Nueva York, donde estudió con George Morrison y actuó en varios teatros de menor relieve, hasta que en 1964 recibió su primera oferta para actuar en un teatro de Broadway. El éxito que cosechó le abrió las puertas del cine. Ese mismo año trabajó como actor secundario en la película «Lilith», de Robert Rossen, con Warren Beatty y Jean Seberg.

    En 1967, Warren Beatty lo recomendó para el papel del hermano de Clyde Barrow en «Bonnie and Clyde», dirigida por Arthur Penn, de la que Beatty era protagonista y productor. Su convincente interpretación de Buck Barrow (en especial, la escalofriante escena de su muerte), convenció a la crítica, y Hackman obtuvo su primera nominación al Óscar como Mejor actor de reparto. Su carrera se afianzó, y sus trabajos para el cine continuaron en una línea ininterrumpida. En 1969 trabajó con Robert Redford en la película «El descenso de la muerte». Fue nominado una vez más como mejor actor de reparto, en el film «I Never Sang for My Father» (1970) de Gilbert Cates, con Melvyn Douglas y Estelle Parsons.

    En 1972 recibió un Óscar como mejor actor principal por su extraordinaria actuación en «The French Connection» de William Friedkin, interpretando a «Popeye» Doyle, junto al español Fernando Rey. En el film «La aventura del Poseidón» (1972) de Ronald Neame, Hackman consolidó su lugar como un actor de carácter al interpretar proverbialmente al reverendo Scott que sacrifica su vida a favor de unos desesperados pasajeros. También en este año protagonizó, junto a Al Pacino el film «El espantapájaros» de Jerry Schatzberg. Más tarde, en 1974 actuó también como protagonista en la exitosa película de Francis Ford Coppola «La conversación», ese mismo año hizo una aparición en la película «El jovencito Frankenstein» de Mel Brooks, dando vida a un ciego ermitaño.
    En 1975 trabajó de nuevo con Arthur Penn, en la película de intriga «La noche se mueve», donde Hackman interpretaba al detective privado Harry Moseby. Tuvo varias interpretaciones más, incluida la secuela de «French Connection», «French Connection II», «Marchar o morir», o «Los aventureros de Lucky Lady» y en 1978 encarnó al villano Lex Luthor en «Superman: La Película», de Richard Donner, realizando una genial interpretación del personaje. A pesar de tener una apariencia común, Hackman confiere a sus papeles un estilo muy personal y de gran credibilidad.

    Ya en los años 80, Hackman continuó con su carrera cinematográfica, con películas como: dos secuelas de «Superman»; «Superman II» y «Superman IV», «Rojos» (1981), dirigida por su amigo y compañero Warren Beatty, en la que sólo realiza una pequeña intervención, «Bajo el fuego» (1983) de Roger Spottiswoode, «Hoosiers» (1986) de David Anspaugh, «Otra mujer» (1987) de Woody Allen, «Bat 21» (1988) de Peter Markle y «Arde Mississippi» (1989) de Alan Parker, por la que estuvo nuevamente nominado al Óscar al Mejor actor principal.

    A finales de los años 1980, Hackman es ya un gran y sólido actor, muy respetado por la profesión y por el público. Fue alternando papeles secundarios con papeles principales, e incluso apariciones cortas, escogiendo siempre los guiones cuidadosamente. Su carrera estaba ya afianzada. En 1990 tuvo que someterse a una intervención de corazón por una afección cardíaca, de la que se recuperó satisfactoriamente, aunque esta dolencia le mantuvo alejado de su trabajo durante casi dos años.

    Ganó su segundo Óscar en 1992, esta vez como mejor actor de reparto, por su interpretación de sheriff sádico en «Sin perdón», película dirigida y protagonizada por Clint Eastwood. Esta segunda estatuilla cimentó su reputación ante una nueva generación de espectadores. En 1993 intervino en la película «The Firm» de Sydney Pollack, junto a Tom Cruise. En 1995, interpretó a John Herodes, en el film «Rápida y Mortal» junto a Sharon Stone, en el mismo año, encarnó al Capitán Frank Ramsey en la película «Marea roja» con Denzel Washington. Volvió a ponerse bajo la dirección de Clint Eastwood en 1997, en la película «Poder absoluto». En 1998 trabajó con Paul Newman en el film «Al caer el sol» y ese mismo año intervino en la película «Enemigo público» junto a Will Smith.

    Con el final del siglo XX y tras muchos años dedicado a la interpretación, Hackman quiso probar otro tipo de actividad y escribió una novela, junto con el submarinista Daniel Lenihan, que fue publicada en 1999, titulada «Wake of the Perdido Star», año en el que no intervino en ninguna película, en 2004 se publicó una segunda novela del actor, titulada «Justice for None», y posteriormente, la titulada «Escape From Andersonville». Hackman también pinta, pilota aviones y participa en carreras de coches. Por si esto no fuera suficiente, además es un ávido coleccionista de cine. Es, sin duda, uno de los actores más sobresalientes de nuestro tiempo.

    En los primeros años del siglo XXI trabaja en títulos como «Bajo sospecha» (2000), «The Replacements» (2000), «Heist» (2001), «Los Tenenbaums» (2001), «Tras la línea enemiga» (2001), «El jurado» (2003), «Bienvenido a Mooseport» (2004). A lo largo de 40 años ha interpretado personajes muy diversos, todos ellos de forma convincente. Durante este largo período no ha trabajado solamente en el cine, sino también en la televisión y en el teatro.
    La falta de estereotipo físico, es precisamente uno de los puntales de su éxito que le ha permitido no encasillarse. Hackman confiere a sus personajes un perfil que el público inmediatamente capta con credibilidad. Uno de los aspectos más destacados de Hackman que lo coloca entre los mejores actores de su generación es que no hay un papel arquetípico con el que se le pueda identificar. Célebre es su papel en «La colina 56» donde interpreta a un coronel caído tras las líneas en Vietnam.

    Entre sus numerosos galardones posee los Premios de cine Británico, cuatro Globos de Oro, el Trofeo al mejor actor del Festival de Cannes, dos Premios de la Asociación Nacional de propietarios de Cinemas y un gran número de premios de grupos de críticos así como títulos retrospectivos de entidades como el British Film Institute, el San Francisco Film Festival y el American Film Institute.
    En el año 2008, con 78 años de edad, Hackman confirmó en una nueva entrevista que abandonaba definitivamente y por completo la industria cinematográfica, para adentrarse completamente en su carrera literaria (debido a que el quehacer de películas le resultaba ya muy estresante). Fueron muchos los seguidores y compañeros de profesión de Hackman (como Clint Eastwood, buen amigo personal y con el que ha trabajado) los que lamentaron la decisión del actor, pero ante todo la respetaron. El actor valora la libertad del oficio literario, en el que sólo cuentan los puntos de vista de Lenihan y el suyo, lo que permite un mayor control sobre lo que quiere decir y hacer, a diferencia de las múltiples dependencias en el negocio del cine.

    Hackman se ha casado dos veces. Su primer matrimonio (con Fay Maltese) duró 30 años (desde 1956 hasta 1986) y terminó en divorcio. De este matrimonio Hackman tiene tres hijos (Christopher Allen, Elizabeth Jean y Leslie Anne). En 1991 se casó de nuevo, con Betsy Arakawa. Ha vivido con su segunda esposa en Los Ángeles y actualmente viven en Santa Fe, Nuevo México.