GLENDA JACKSON

    1

    Nacida en Birkhenhead, cerca de Liverpool (Reino Unido), el 9 de mayo de 1936 Glenda Jackson es una actriz y política británica que ha sido miembro el Parlamento británico y pertenece al Partido Laborista. Educada en Hoylake (Cheshire), termina sus estudios secundarios y comienza a trabajar en una empresa farcacéutica, actividad en la que está ocupada dos años.
    Paralelamente se inicia como actriz amateur, obteniendo una beca para estudiar arte dramático durante dos años y debuta ya como profesional en los teatros de Worthing y Crewe. Su debut tuvo lugar con la obra «Mesas separadas» («Separate Tables») en 1957. Su primera intervención cinematográfica fue en la película «El ingenuo salvaje» («This sporting life») en 1963, a las órdenes de Lyndsay Anderson.

    En 1964 entra en la compañía que dirige Peter Brooks con el personaje de charlotte Corday en el «Marat-Sade» de este autor, que representa en Londres en 1965 y en Nueva York en 1966, cuya versión cinematográfica supuso su primer protagonismo en el cine en 1967con el título de «La persecución y muerte de Jean-Paul Marat representado por los internos del asino de Charenton bajo la dirección del marqués de Sade».

    A la vez trabaja asiduamente en televisión para los espacios dramáticos de la BBC, desde 1965: «The Investigation», «Tempo», «Marat-Sade» (de nuevo), «Half-Hour Story», «Boys and Girls come outto play» o «Let’s Murder Vivaldi», entre otras muchas funciones televisivas.

    Alta y delgada, prototipo de las nuevas actrices de los 70, dotada de unos recursos expresivos y dramáticos nada comunes, Glenda Jackson se muestra desde el primer momento muy apta para encarnar personajes complejos.
    La fama le llega con el papel en la controvertida película «Mujeres enamoradas» («Women in Love») de 1969, a las órdenes de Ken Russell, papel que le valió su primer premio Óscar. Posteriormente, de nuevo dirigida por Ken Russell interpreta a la esposa de Tchaikovsky en la película «La pasión de vivir» («The music lovers», 1970).
    En 1971 protagoniza una serie televisiva para la BBC en la que interpretó a la reina Isabel I de Inglaterra, papel que también encarnó en la película «María, reina de Escocia» («Mary, Queen of Scots») junto a Vanessa Redgrave en el mismo año. En 1973 la actriz ganó un segundo Óscar con la película «Un toque de distinción» («A touch of class»). En 1971 había obtenido una nominación por «Domingo, maldito domingo» («Sunday, bloody sunday») a las órdenes de John Schlesinger, y en 1975 otra más por «Hedda», de Trevon Nunn.

    Otras películas destacadas de la actriz, además de las citadas, son «El novio» («The boy friend», 1971), de nuevo con Ken Russell, «La máscara y la piel» («The Triple Echo», 1972), de Michael Apted, «Legado de una nación» («Besquest to the Nation», 1973), de James Celan Jones, «La sonrisa del gran tentador» («Il sonriso del grande Tentadore», 1974), del italiano Damiano Damiani, «Una inglesa romántica» («The Romantic Englishwoman», 1975), de Joseph Losey, «Malas costumbres» («Nasty Habits», 1976), de Michael Lindsay-Hoog, «Sarah» («The incredible Sarah», 1976), «Las alegrías de un viudo» («House Calls», 1978), «Stevie» (1978), de Robert Enders, «Un toque con más clase» («Lost and Found», 1979), de Melvin Frank, «Health» (1979), de Robert Altman, «Un enredo para dos» («Hopscotch», 1979), de Rpnald Neame, «El retorno del soldado» («The Return of the Soldier», 1982), de Alan Bridges, «Diario de la tortuga» («Turtle Diary», 1986), de John Irving, «Tres en un diván» («Beyond Therapy», 1986), de Robert Altman, «Salomé» («Salome’s last dance», 1988), de Ken Russell, «El arco iris» («The rainbow», 1989), de nuevo con Russell, «Doombeach» (1990), de Colin Finbow o «El rey de los vientos»(«King of the wind», 1990), de Peter Duffel, entre otras muchas.
    Casada en 1964 con Roy Hodges, en 1978 le fue concedida la Orden del Imperio Británico. Entre sus trabajos más destacadios en la escena en los 80, destacan los que realizó con «La casa de Bernarda Alba», de García Lorca, dirigida por Nuria Espert, en 1986 (que en 1991 sería llevada a la televisión), o su versión de «Madre Coraje», de Bertolt Brecht.

    Glenda Jackson se retiró de los escenarios en 1992 para ejercer sus funciones como miembro del Parlamento Británico. Tras las elecciones generales de 1997 se hizo cargo del transporte de Londres, cargo al que renunció ya que quería intentar ser elegida candidata laborista al cargo de alcalde de Londres en 2000. Finalmente la elección recayó en Frank Dobson. Siempre rebelde, se opuso a la Guerra de Iraq y a medidas como las tasas universitarias.