HOWARD HAWKS

    2

    Howard Winchester Hawks fue uno de los más grandes directores de la historia del cine, siendo también guionista y productor. Considerado por la industria americana como un artesano, serían los críticos franceses de Cahiers du Cinèma, los que «descubren” para los estadounidenses los valores de Hawks hasta llegar a ser considerado como uno de los mejores directores de cine de todos los tiempos.
    Hawks nació en Goshen, Indiana, Estados Unidos, el 30 de mayo de 1896. Estudia ingeniería en las universidades de Pasadena y Nueva York. Pronto empieza a trabajar como piloto y en 1917 ingresa en el ejército para participar en la I Guerra Mundial, como piloto. En 1922, tras haberse dedicado durante varios años al automovilismo, actividad en la que no tuvo especial fortuna, se trasladó a Hollywood con intención de iniciar una carrera en la industria cinematográfica.

    Sus primeros trabajos en la Meca del Cine son como ayudante de dirección de Marshall Nellan y posteriormente como guionista. Trabajó en 23 guiones, de los que no dirige: «Quicksands», «Tiger Love», «The Dresmaker From Paris», «The Road to Yeserday» y «Honesty – The Best Policy», entre otros varios. También comienza a producir películas, la primera «Quicksands», en 1923, para Jack Conway, que también escribió, seguida de «Corvette K-225», para Richard Rosson.
    Su debut como director se produjo con algunos documentales, para debutar en el largo de ficción en 1926 con «El camino de la gloria» («The Road to Glory») y «Hojas de parra» (Fig Leaves»). Su primer éxito le llegó en 1928 con «Una novia en cada puerto» (A Girl in Every Port») Le siguieron varios filmes igualmente bien recibidos, en los cuales consolidó un estilo propio que le convirtió en uno de los directores más respetados y aplaudidos de los años treinta, cuarenta y cincuenta. Su cine se caracteriza por la perenne presencia de un héroe resignado a su suerte, pero a la postre siempre victorioso. Fue pionero, así mismo, en el uso del primer plano, el cual dotaba a sus películas de mayor intensidad y emotividad.

    Clásico entre los clásicos, abordó casi todos los géneros, logrando las más altas cotas en cada uno de ellos. Dentro del cine negro destacan «El código penal» («Criminal Code». 1931), «Scarface, el terror del hampa» («Scarface», 1932), «Tener y no tener» («To Have and Have Not», 1944), película en la que dignifica a Ernest Hemingway o «El sueño eterno» («The Big Sleep», 1946), a partir de una novela de Raymond Chandler con guion de William Faulkner.

    Entre sus comedias destacan «La fiera de mi niña» («Bringin Up Baby», 1938), protagonizada por Cary Grant y Katharine Hepburn; «Luna nueva» («His Girl Friday», 1940), segunda versión de «Primera Plana», en la que cambia el personaje de hombre a mujer; «Bola de fuego» («Ball Of Fire», 1941), «La novia era él» («I Was a Male War Bride», 1949), «Me siento rejuvenecer» («Monkey Bussiness», 1952), su primer encuentro con Marilyn Monroe, «Los caballeros las prefieren rubias» («Gentlemen Prefer Blondes», 1953), de nuevo con Marilyn Monroe, ahora junto a Jene Russell, o «Su juego favorito» («Man’s Favorite Sport?», 1963), con Rock Hudson. Dentro de sus numerosos westerns destaca la llamada saga de los ríos: «Río Rojo» («Red River», 1948), «Río Bravo» (1959) y «Río Lobo» (1970, que fue su última película).

    Además, «Peligro, línea 7000 («Red Line 7000», (1965) sobre carreras de coches), «Sólo los ángeles tienen alas» («Only Angels Have Wings», 1939), «Hatari!» (1962), un cruce de comedia y aventuras en la selva, «Tierra de faraones» («Land of the Pharaohs», 1955), aventuras en el antiguo Egipto con una alta carga política, y hace una incursión en el género de terror y ciencia ficción con «The Thing From Another World».
    En dos ocasiones se copió a sí mismo: «El Dorado» (1967), sobre «Río Bravo» y «Nace una canción» («A Song Is Born», 1948), sobre «Bola de fuego», en la que consiguió una vis cómica de Gary Cooper. En todas sos películas puso de relieve el valor de la amistad y su idea de grupo.
    Se cuenta que John Ford, amigo de Howard Hawks, después de haber visto «Río Rojo» y refiriéndose a John Wayne, dijo: «Nunca pensé que este hijo de puta supiera actuar»; de hecho, a partir de esta película, John Ford le da más profundidad a los personajes de Wayne, cosa que antes no había hecho, ya que eran totalmente planos.

    A pesar de haber hecho un puñado de las mejores películas de la historia del Cine, no ganó ningún Óscar. Sólo estuvo nominado en 1942 por «El sargento York» y recibió un Óscar honorífico por el conjunto de su carrera en 1975.
    Howard Hawks se casó tres veces, la primera con Athole Shearer, la hermana de la actriz Norma Shearer, (1928-1940), la segunda con Nancy Gross (1941-1947) y la tercera con Dee Hartford (1953-1959). Su fallecimiento tuvo lugar el 26 de diciembre de 1977 en Palm Springs, (California).