JAYNE MANSFIELD

    2

    Exuberante donde las haya (sus medidas aproximadas eran 102-56-89), la rubia (teñida) Jayne Mansfield fue una de las estrellas femeninas más deslumbrantes de los años 50 y 60. Nació como Vera Jane Palmer, el 19 de abril de 1933 en Bryn Mawr, Pennsylvania. Como única hija de Herbert y Vera Palmer, Jayne creció en Phillipsburg, Nueva Jersey. Su padre, un exitoso y joven abogado, falleció de un ataque cardíaco en 1936. Su madre se volvió a casar en 1939 con un ingeniero llamado Harry Peers, y la familia se mudó a Dallas, Texas, ese mismo año.
    Desde niña Jayne tenía grandes ambiciones de ser actriz de Hollywood (siendo su mayor anhelo poder emular a Shirley Temple). Su madre siempre la apoyó en tal aspecto. Cuando se convirtió en una agraciada jovencita (a los diecisiete años ya poseía un busto de importantes dimensiones) no habría pasado inadvertida para sus compañeros de colegio. En 1950 quedó embarazada y el 6 de mayo de ese mismo año contrajo matrimonio con un joven de 19 años llamado Paul Mansfield, del que tomaría el apellido. Se graduó en la Parkland High School y en noviembre nació su hija, llamada Jayne Marie. Poco después ingresó con su marido en la Universidad de Texas en Austin. Combinando su tiempo en las clases y trabajando como recepcionista en una escuela de danza; ella debía llevar a su bebé a clase ya que no tenía dinero para pagar a una «babysitter”. Consciente de su impresionante físico y con la perspectiva de introducirse en Hollywood, comenzó a concursar en certámenes de belleza que la ayudaran a dar el salto a la moda y al cine.

    Así llega a ser finalista de Miss California y cuando su marido se enrola en las fuerzas armadas, Jayne viaja a Augusta, donde se convierte en Miss Photoflash 1952, además de otros títulos de belleza. También por esa época tiene sus primeras experiencias como actriz en obras teatrales diversas. Aunque naturalmente era de pelo castaño, se hizo famosa como rubia platino al estilo de Marilyn Monroe. En tanto que su marido es enviado a la Guerra de Corea, Jayne regresa a Texas, donde comienza a trabajar como modelo, posando desnuda de forma ocasional. Baruch Lumet (padre del director de cine Sidney Lumet), que dirigia el Instituto de Artes Dramáticas de Dallas, la admite como alumna. Baruch le dio clases de actuación gratis y la hizo participar de «Muerte de un viajante”. Es allí donde el directivo de la Paramount Milton Lewis la ve y queda prendado, recomendando que le avisen cuando ella esté lista para ir a Hollywood. Baruch le hizo una prueba de cámara como Juana de Arco y cuando Paul regresó a casa en 1954, el matrimonio decidió mudarse al oeste para que Jayne tuviera oportunidad de aprovechar sus dotes

    Cuando por fin Jane llega a Hollywood, se pone en contacto con la Paramount haciendo valer su curriculum como modelo y premios de belleza. El 30 de abril de 1954 realiza otra prueba como Juana de Arco ante Milton Lewis. Habiendo firmado con un agente llamado Robert Schwartz, tuvo otra prueba en la escena del piano de «La tentación vive arriba». Sin embargo estas pruebas no le llevaron a nada y pronto Paul se cansó de esta situación para nada cómoda. Le pidió a su esposa de regresar a Dallas. Jayne se negó rotundamente. Paul le pide el divorcio y la custodia de su hija Jayne Marie apoyándose en las actividades de su madre como «pin-up girl” en posters y almanaques.
    En su nueva situación de soltería, Jayne no tardó en verse enredada amorosamente con el actor y vecino Steve Cochran (un actor al que le atribuyeron romances con Mamie Van Doren, Mae West y Joan Crawford, nentre otras). Habiendo asistido a multitud de fiestas (una buena manera de mostrarse) Jayne consiguió al fin su ansiado primer papel. Fue en un episodio de Lux Video Theater titulado «The Angel Went Awol”, por el que cobró 300 dólares. Por esa época Burt Kaiser necesitaba una joven sexy para su filme «Female jungle», de Bruno VeSota 1954). Frank Worth le persuadió para darle su oportunidad a la joven Jayne. El rodaje duró dos semanas y ella tuvo un pequeño papel.

    A fines de 1954 contrató a Jim Byron como publicista y se encaminó definitivamente hacia la notoriedad. Primero se disfrazó de Santa Claus (o mejor dicho una especie de «Mamá” Noel) y repartió botellas de licor en las oficinas de un periódico. Pocos días después comenzaron a circular unas fotos de ella con un provocativo bikini. La publicidad que logró fue notable: «Jayne Mansfield es la nueva Jane Russell”.
    En 1955 su carrera comenzó a despegar. Tras algunas sesiones para diferentes revistas -entre ellas Playboy-, la Warner Bros. le ofrece un contrato de seis meses por 250 dólares a la semana. En su primer filme titulado «Ilegal» (1955, Lewis Allen), no aparecía su nombre en los títulos de crédito sino solamente «102-21-35&½” que equivalía a sus medidas anatómicas (expresadas en pulgadas). Poco después Jayne es contratada para la serie «Casablanca” (también de la Warner), y acepta realizar el papel coprotagonista junto a Dan Duryea en la película «The Burglar» (1957, Paul Wendkos), filmada por un estudio independiente y distribuida por Columbia. Le pagarían 5.000 dólares. Pero durante el rodaje, Jayne recibió la noticia de que la Warner la había despedido.

    tras su ruptura con la Warner, Jayne se presentó a George Axelrod para que le diera un papel en la obra «Will Success Spoil Rock Hunter” que se estrenaría en Broadway. Vistiendo las ropas más delgadas y finas que pudo encontrar, dio una buena impresión a Axelrod, quien gustoso le dio un papel. Estrenado el 12 de octubre de 1955, la crítica no se interesó tanto por la obra como por Jayne. Estando en Nueva York aprovechó al máximo cualquier oportunidad de promoción, apareciendo en los shows de entretenimientos «What’s my line” (uno de los programas decanos de la TV norteamericana) el 12 de febrero de 1956 y «Down you go”, donde estuvo como panelista estable. En uno de estos shows conoció a Mike Hargitay, Mr. Universo de 1955. Para ella fue «amor a primera vista”.
    Sin embargo sería su gran éxito en Broadway el que le facilita su regreso a la gran pantalla, y esta vez con la Fox. Es lanzada a todo el mundo con dos comedias dirigidas por Frank Tashlin, uno de los pocos que entendieron inmediatamente las posibilidades cómicas de la incipiente estrella, y el único que supo sacar partido de su desproporcionado y desorbitante físico.

    En 1957 intervino en sus dos mejores filmes: «Bésalas por mí» de Stanley Donen y junto a Cary Grant y «Una mujer de cuidado» (1957, Frank Tashlin), que terminó de convertir a Jayne en un ícono popular. La estrella de este filme, Tony Randall, declaró que prefería trabajar con Jayne antes de con Marilyn Monroe, ya que ella era más profesional. Jayne continuó apareciendo en filmes de la Fox durante algunos años. El 13 de enero de 1958 se casó con Mickey (contra los deseos de la Fox, que sin embargo promovió una boda espectacular). Tras la luna de miel, el nuevo matrimonio se traslada a Las Vegas a presentar en un show en el «Tropicana” durante seis semanas. Más tarde compran una mansión en Beverly Hills y todos los lujos que jamás hubiera soñado tener en Dallas. Pronto tuvo un hijo, bautizado como Miklos Hargitay, seguido por Zoltan, nacido en 1959. Ese mismo año realizó un tour junto a Bob Hope.
    Aunque su reinado fue efímero, llega a poseer la imagen pública de una gran estrella, como lo refleja su palaciega mansión rosada que adquiere en Beverly Hills y el fabuloso vestuario del que hizo gala en sus multitudinarias apariciones, siendo inmediatamente conocida como 2el busto».

    Con los años 60 la carrera cinematográfica de Jayne comienza a declinar, viéndose empujada a participar en películas de serie B y la Fox ya no se interesa en publicitarla. En julio de 1963 Fox anuncia que rescinde su contrato con Jayne. A la vez el aparente matrimonio perfecto con Hargitay se comienza a deteriorar y surgen las peleas. Al disminuir en los años 60 la demanda de actrices rubias de su estilo, Mansfield fue relegada a comedias y melodramas de segundo orden, pero siguió conservando toda su popularidad, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, apareciendo en todo tipo de medios de comunicación, incluyendo la televisión, publicidad, revistas, etc. También obtuvo grandes ganancias con sus giras por los night clubs de toda Norteamérica.
    En 1963 protagoniza «Promesas, promesas» («King Donovan») que fue promocionada como la primera película en la que Jayne Mansfield aparecía totalmente desnuda. Promocionada por Playboy, hubo juicios a su director Hugh Hefner por obscenidad y la película fue prohibida en algunos Estados. Jayne ya no volvería nunca a interpretar un papel protagonista en un filme serie A. Ese mismo año Jayne inició una serie de presentaciones en clubes nocturnos con un show de burlesque. Cuando estrenó su espectáculo en Burlington, Vermont, fue arrestada por exhibiciones indecentes y el show fue cancelado. Pero a diferencia del anterior suceso, este si le dio una nueva andanada de publicidad y el show se aseguró multitudes en cada ciudad por la que transitó.

    En enero de 1964 Jayne da a luz a Mariska, habiendo superado algunos de sus problemas con Mickey. Pero esta paz sería inestable y pronto llega la separación definitiva y el divorcio de Mickey Hargitay. Poco después Jayne volvería a contraer matrimonio, esta vez con el productor y director Matt Cimber. Inmediatamente se mudó a su mansión en Hollywood y volvió a quedar embarazada, aunque no tardaría en volver a divorciarse. Jayne Mansfield ya no elige, y trabaja en cualquier cosa que saliera, como «Las Vegas Hillbillys» (1966, Arthur C. Pierce), en un papel secundario junto a la también escultural Mamie Van Doren, que era la protagonista, y «Single room furnished» (1968, Matt Cimber); un filme «exploitation” sobre temas tan candentes como la prostitución y la corrupción de menores.
    El 28 de Junio de 1967 se presentó en un show en Biloxi, Mississippi. Al terminar el show inició un viaje en automóvil con Sam Brody, su último amante, y los tres hijos de su matrimonio con Mickey Hargitays (Miklos, Zoltan y Mariska) rumbo a Nueva Orleans, donde tenía que participar en un programa televisivo al día siguiente. Hacia las 2.15 h. de la noche, mientras estaban en la carretera entre las dos ciudades, el coche entra en una zona que estaba siendo rociada contra los mosquitos por un camión contra el que se estrella. El accidente costó la vida a Jayne, que la leyenda dice que muere decapitada y a Sam; los niños se salvaron milagrosamente. El funeral se celebró el 3 de julio en Pen Argyl (Pennsylvania) y fue enterrada en el Cementerio Fairview de esta localidad. En su lápida puede leerse: «We Live to Love You More Each Day» («Vivimos para amarte cada día más»)
    En 1980 se llevó su vida a la pequeña pantalla en un telefilme protagonizado por Loni Anderson en el papel de Jayne y Arnold Schwarzenegger como Mickey Hargitay.