JEAN-LOUIS TRINTIGNANT

    1
    Jean-Louis Trintignant nació en en Piolenc (Vaucluse, Francia) el 11 de diciembre de 1930) en el seno de una familia pudiente. Es el sobrino del piloto de carreras Louis Trintignant, quien falleció en 1933 mientras practicaba en la pista de Péronne en Picardía. Su otro tío, Maurice Trintignant, fue un piloto de Fórmula 1, quien ganó dos veces el Gran Premio de Mónaco así como también las 24 horas de Le Mans.
    A los 20 años se instala en París, para estudiar drama. En 1951 debuta en el teatro. Tras hacer varias giras en los primeros años de la década de los 50 con diferentes producciones teatrales, debuta por primera vez en una película en 1955. Un año después se consagra y alcanza gran popularidad con su interpretación junto a Brigitte Bardot en la película «Y Dios creó a la mujer», de Roger Vadim. sin embargo, durante dos años se ve obligado a dejar de actuar por el servicio militar obligatorio. Tras servir en Argel, regresa a París.
    El servicio militar provoca que sus éxitos se olviden. En 1959 se rehace, primero en el teatro con un «Hamlet» extraordinario y después en la pantalla, a la vez en Francia (en «Relaciones peligrosas», 1960, de Roger Vadim) y en Italia (en «Estate violenta» de Valerio Zurlini).

    UN HOMBRE Y UNA MUJER
    Por sus antecedentes familiares en las carreras automovilísticas, el director Claude Lelouch lo elige como protagonista de su película «Un hombre y una mujer» (1966), en la que interpreta a un piloto de carreras; la película fue un éxito mundial que convierte a Trintignant en una estrella internacional. A partir de entonces participa en el mejor cine drancés del momento, con películas como «Los raíles de la muerte», «El conformista» y «Z», por la que gana el premio al mejor actor en el Festival de Cannes. En Italia trabaja a las órdenes de directores como Dino Risi («La escapada»), Ettore Scola y Valerio Zurlini.
    En 1968, recibe el premio de interpretación del Festival de Berlin por «L’Homme qui ment», de Alain Robbe-Grillet. Se casa con la actriz, guionista y directora Nadine Marquand (Nadie Trintignnt) que le dirige en diferentes películas y le da tres hijos, Marie Trintignant, Pauline, et Vincent Trintignant. La muerte brutal de Pauline en 1966 sume al matrimonio en el dolor, hecho que se repite años después con Marie Trintignant, también actriz, que muere a consecuencia de las lesiones que le provoca su novio Bernard Cantat, ex líder del grupo Noir Desir.
    Especializado en personajes tortuosos e introvertidos, a finales de los 60 y primeros años 70 protagoniza, entre otras películas, «Mi noche con Maud» (1969), de Eric Rohmer; «El conformista» (1970), de Bernardo Bertolucci o «La mujer del domingo» (1975), de Luigi Comencini, títulos que provocan que, durante la década de los 70 se convierta la máxima estrella masculina del cine francés.

    DIRECTOR
    En 1972 debuta como director con «Une journée bien remplie», experiencia que repetirá en 1978 con «Le Maître-nageur». En 1983 interpreta su primera película en inglés, «Bajo el fuego» («Under Fire»). Tras esta película, actuó en la última película de François Truffaut, «Vivamente el domingo». Pero sufre un accidente automovilístico, que provoca que vaya espaciando cada vez más sus trabajos cinematográficos. Muestra un creciente desinterés por las películas.
    «Vive la vie» (1984), de Claude Lelouch, «Un hombre y una mujer 20 años después» (1986), de Claude Lelouch, tardía secuela de su gran éxito, «La familia» (1987), de Ettore Scola, «Bunker Palace Hôtel» (1989), de E. Bilad o «Merci la vie» (1991), de Bertrand Blier marcan los años 90 en la vida de Trintignant, quién sin embargo sigue muy activo en el teatro. Una excepción a esta apatía cinematográfica es su trabajo en la película «Tres colores: Rojo», de 1994, de Krzysztof Kieślowski, por la cual fue nominado al Premio César al mejor actor. Al año siguiente prestó su voz para la película «La ciudad de los niños perdidos» («La Cité des enfants perdus») y desde entonces sólo ha aparecido en películas ocasionalmente, prefiriendo trabajar en teatro. «Un héroe muy discreto» (1996), de Jacques Audiard, «Los que me quieren cogerán el tren» (1998), de Patrice Chéreau, o «Jemis & John» (2003), de Samuel Benchetrit, mantienen encendida la llama de la interpretación en el actor.

    En 2007, con 76 años, sufre un nuevo percance y se rompe una pierna y sufre diversas contusiones tras un accidente de moto. En 2010 regresa al teatro y en 2012 vuelve a las pantallas de la mano del director austriaco Michael Haneke con «Amour», dando vida a un personaje escrito especialmente para él.
    SUS FRASES:

    «Hoy día el teatro me convence mucho más que el cine. La escena provoca el verdadero contacto con el público. Frecuentemente, hablo con los espectadores a la salida del teatro, lo que me llena completamente».
    «Yo mo puedo tener más que breves momentos de felicidad, pero algunos han sido verdaderamente excepcionales. Yo no ha sido jamás tan feliz que cuando estaba con Marie. Nuestra relación fue única».
    «Me gusta mucho jugar al póquer, pero no tengo el perfil de un jugador de póquer. Este juego es un concentrado de sentimientos muy humanos. Alrededor de una mesa, durante una velada, uno se puede encontrar con toda la gama de sentimientos posibles».