LOLA HERRERA

    1
    María Dolores Herrera Arranz, más conocida como Lola Herrera, nació en Valladolid el 30 de junio de 1935. Considerada como una mujer apasionada por el teatro, sus inicios se remontan a los concursos radiofónicos de los años cincuenta, en los que participaba con su voz, cantando infinitas melodías, para luego trabajar en Radio Valladolid. Debutó en el teatro profesional con tan solo 20 años con «El campanero de E. Wallace» (1957), pero fue su encuentro con Vicente Parra el que marcó un punto de inflexión en su carrera. A mediados de los cincuenta viaja a Madrid y comienza su andadura como actriz. Participa en «El pórtico de la gloria», su primera película, en 1953.
    Desde principios de los años sesenta interviene en multitud de obras de teatro filmadas para TVE: Colaboró con Ibáñez Serrador en un par de episodios de sus «Historias para no dormir» (1968); trabaja en más de 20 «Estudio 1», el programa de adaptaciones teatrales de Televisión Española, entre los cuales destacan «La importancia de llamarse Ernesto» (1968) de Oscar Wilde, «Puebla de las mujeres» (1971) de los Hermanos Álvarez Quintero, «El avaro» (1972), de Molière; participa también en piezas clásicas recuperadas para el espacio Teatro de siempre: «La Celestina» (1967), de Fernando de Rojas, «Las tres hermanas» (1967), de Chejov; protagoniza «Las Viudas» (1977) y, junto a Ismael Merlo y Amelia de la Torre, la telecomedia «El Señor Villanueva y su gente» (1979); finalmente interpreta el papel de Pepeta en la adaptación que TVE realiza de la obra «La Barraca», de Vicente Blasco Ibáñez. Pero sobre todo su gran trabajo es en los escenarios con el monólogo de Miguel Delibes «Cinco horas con Mario», que ha representado durante décadas por los escenarios de toda España bajo la dirección de Josefina Molina.

    A lo largo de los años 70 interviene en una serie de doblajes realizados en los estudios Cineson y Exa de Madrid, llegando a doblar a Ellen Burstyn en «Alicia ya no vive aquí» (por el que la actriz estadounidense ganaría el Oscar a la mejor actriz) o a Liv Ullmann en «Gritos y susurros», entre otras.

    En 1978 trabaja en la película «Arriba Hazaña», donde comparte protagonismo con Fernando Fernán Gómez y Héctor Alterio entre otros. En 1981 protagoniza «Función de noche», una innovadora propuesta de la directora Josefina Molina con producción de José sámano, que narra las desventuras de un matrimonio de actores en la vida real, Herrera (que trabaja en las representaciones de «Cinco horas con Mario») y Daniel Dicenta, y las relaciones con sus hijos. Lola Herrera siempre se ha sentido orgullosa de este papel y se refiere al film como «una terapia». En 1982 co-protagoniza junto a Alfredo Landa «La próxima estación», de Antonio Mercero y que narra los conflictos generacionales de una joven adolescente. En 1996 participa en «El amor perjudica seriamente la salud», donde da vida a la suegra de Juanjo Puigcorbé.
    En estos últimos años ha protagonizado numerosas series de televisión, entre las que destacan «La casa de los líos» junto a Arturo Fernández, El grupo en la que interpretaba a la madre de una de las pacientes del grupo llevado por el psicólogo encarnado por Héctor Alterio y «Un paso adelante», en la que daba vida a la directora de la academia de baile e interpretación donde transcurría la acción y Fuera de lugar, junto a su hija Natalia.
    Mucho más vinculada al teatro que al cine, está considerada una de las grandes damas de la escena española por crítica y público así como una de las más grandes actrices de teatro de la última mitad del siglo XX. Inició su actividad teatral en la compañía de Tina Gascó a finales de los años 50. Entre sus interpretaciones teatrales más recordadas son: «El campanero» (1957) de Edgar Wallace, «Jaque de reina» (1959) de Monteagudo y Aizpuru, «Hay alguien detrás de la puerta» (1959) de Alfonso Paso, «Lucy Crown» (1960) de Irving Shaw, «Cheri» (1961) de Colette, «Rebelde» (1962) de Alfonso Paso, «El huevo» (1963) de Marcel Marceau, «Cita en Senlis» (1963) de Jean Anouilh, «Una estatua para las palomas» (1964) de Angel Escarzaga, «Jaque a la juventud» (1965) de Julia Maura, «Juegos de invierno» (1967) de Jaime Salom, «English Spoken» (1968) de Lauro Olmo, «Pero en el centro, el amor» (1969) de José María Pemán, «Fortunata y Jacinta» (1969) de Benito Pérez Galdós, «Amores cruzados» (1970) de Salacrou, «Stratojet 991» (1971) de Juan José Alonso Millán, «El amor propio» (1972) de Marc Camoletti, «Un soplo de pasión» (1977) de Peter Nichols, «Las amargas lágrimas de Petra von Kant», «Los últimos días de Emmanuel Kant (1989/1990)» de Alfonso Sastre, «A toda luz»/»Eva al desnudo» (1993), la citada «Cinco horas con Mario», monólogo obra de Miguel Delibes y que lleva representando más de 25 años. Entre sus últimos éxitos está «Solas», adaptación teatral de la película del mismo nombre. En 2008 trabaja en la obra de teatro «Seis clases de baile en seis semanas», con su compañero de reparto Juanjo Artero, en 2011 en «Querida Matilde» y en 2014 con la versión teatral de la elícula «En el estanque dorado», junto a Héctor Alterio.
    Entre sus últimas apariciones en la escena, a la muerte de Miguel Delibes participó en el estreno de «Maestro, oda a Miguel Delibes», obra para narrador, coro y orquesta sinfónica con música de Ernesto Monsalve y letra del periodista Carlos Aganzo, y que narra la vida del homenajeado desde su infancia hasta su fallecimiento por medio de un contemporáneo análisis de los espacios y las vivencias del protagonista (Castilla, Campo Grande, Jornada de Caza…). En la obra estuvo dirigida por José Luis Alonso de Santos, teniendo lugar la première en el Teatro Zorrilla de Valladolid, el 16 de noviembre de 2010, con la asistencia de todas las autoridades. Se emitió por televisión y más tarde se editó un DVD que repartió El Norte de Castilla.

    Lola Herrera ha recibido entre otros premios, el Premio Max de las artes escénicas por «Solas» en 2006 y el Max de Honor en 2016, ,10 Fotogramas de Plata en 2005 y 2006 por «Cinco horas con Mario» y «Solas respectivamente», y una nominación más por «Seis clases de baile en seis semanas», y el Premio Ercilla de Teatro (2005) a toda una vida dedicada al teatro.

    Además ha recibido dos Antena de Oro en 1969 y 2010 y el TP de Oro a la Mejor Actriz en dos ocasiones: 1977 por «Las Viudas», 1979 por «La Barraca» y también por su trayectoria en 2009.
    El 22 de octubre de 2010 recibe en el histórico Teatro Circo de Albacete el prestigioso XIV Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert que le concede por votación popular la Asociación de Amigos de los Teatros de España (AMITE).

    La actriz publicó su autobiografía «Me quedo con lo mejor», en 2013. La actriz se casó en 1960 con el actor Daniel Dicenta (hijo de Manuel Dicenta), del que se separó 1967, se divorcia, teniendo dos hijos en común, Natalia y Daniel. Natalia Dicenta ha compartido cartel con su madre en varias ocasiones, entre ellas, en «Eva al desnudo», y la última ocasión en «Solas», donde interpretaba a su hija en la ficción. Por este papel fue nominada a los Fotogramas de Plata y a los Premios Max.
    La actriz ha vivido muchísimos años con su madre Marta Dolores Arranz Pascual (1914-2009) fallecida a los 95 años y con su tía Maria Arranz Pascual, hermana mayor de su madre, nacida en enero de 1911 y fallecida con 105 años en febrero de 2016.