VICTORIA ABRIL

    3

    Victoria Mérida Rojas, conocida como Victoria Abril, nace en Madrid, el 4 de julio de 1959. Siendo pequeña se traslada a Málaga, donde reside cuatro años. Al regresar a Madrid estudia el bachillerato en el Instituto Lope de Vega. Asiste a una academia de ballet y en ella, a los quince años, conoce al director de cine Francisco Lara Polop quien, tras las pruebas de rigor, le confia el papel principal de su película «Obsesión», al lado del actor Jaime Gamboa. Fue su debut en el cine. Es en esta época cuando cambia su nombre por el artístico de Victoria Abril.
    Su llegada a televisión se produce en 1974 con el famoso programa «Un, dos, tres… responda otra vez», de Narciso Ibáñez Serrador, como azafata del programa. Continuó haciendo cine. Interviene en las películas «Robin y Mariam», con Sean Connery, que Richard Lester rodó en tierras españolas, «Caperucita y roja», con Patxi Andión, «Esposa y amante», con Ramiro Oliveros, o «El puente», de Juan Antonio Bardem, junto a Alfredo Landa, pero no es hasta «Cambio de sexo», película dirigida en 1976 por Vicente Aranda, cuando se empieza a tomar en serio su trabajo en el cine.
    En 1977, tras finalizar el programa «Un, dos, tres,…responda otra vez», Victoria prefiere hacer teatro en lugar de películas nimias. Dos años mas tarde, y después de una carrera relámpago como cantante pop, vuelve a la televisión con el programa «625 líneas». Y en 1979 regresa al cine con «La muchacha de las bragas de oro», dirigida por Vicente Aranda, y continua con «Mater amantísima» de José Antonio Salgot, en 1980. Pierre Kast que la vio en esta película la dirige en «La guerrillera» al año siguiente y le sugiere que pruebe suerte en Francia, tras lo cual se trasladó a vivir a París.
    El reconocimiento le llega en el Festival de Cannes de 1983, en el que representa a Portugal con «Sin sombra de pecado», su primera comedia seria, y a Francia con «La luna en la alcantarilla» («La lune dans le caniveau»). La crítica valora su interpretación y es nominada al César como mejor secundaria. En España rueda «Río abajo», de José Luis Borau, y «Las bicicletas son para el verano» de Jaime Chávarri, en 1983, que supone un punto y aparte en su popularidad como actriz.

    En 1984 comienza el «fenómeno» Abril. Su éxito en Francia hizo que los directores españoles se la sortearan para contratarla. En 1984 participó en «La noche más hermosa», de Manuel Gutiérrez Aragon, y en 1985 en «Padre nuestro», de Paco Regueriro, junto a Fernando Rey. Por rodar junto a John Hurt y Julian Sands «After Darkness» rechazó un papel en «La vaquilla» de Luis García Berlanga. En 1985 trabajó en «La hora bruja», a las ordenes de Jaime de Armiñán, y en «Tiempo de silencio», de nuevo con Vicente Aranda, junto a Imanol Arias.

    En 1986, el director japonés Nagisa Oshima le permite elegir entre cualquiera de los tres personajes secundarios de «Max mon amour».

    Viaja a Cannes con Oshima y Charlotte Rampling y le ofrecen protagonizar junto a Gerard Jugnot la comedia teatral de Josiane Balasko «Nuit d»ivresse». Ese año obtiene el premio a la mejor actriz de la Asociacion de Directores Españoles.

    En 1987 vuelve a trabajar en España a las órdenes de Vicente Aranda en «El Lute». Por su interpretación de la esposa del Lute consigue diversos premios, entre ellos el de la Asamblea de Directores-Realizadores cinematográficos de España y la Concha de Plata a la Mejor Interpretación Femenina del Festival de Cine de San Sebastián.

    Coincidiendo con «El Lute» participa además en otros tres proyectos: «Las pistolas», de Félix Rotaeta; «Barrios altos», de Jose Luis Berlanga; y «El juego más divertido», de Emilio Martinez Lázaro. Pedro Almodóvar la llama por primera vez en 1987 para un pequeño csameo en «La ley del deseo», junto a Carmen Maura y Antonio Banderas. En 1988 protagonizó «Baton Rouge», dirigida por Rafael Monleon, de nuevo junto a Carmen Maura y Antonio Banderas. En 1989 vuelve con Pedro Almopdóvar en «Átame», trabaja en «Sandino», película coproducida por Television Española y dirigida por el director chileno Miguel Littin. En ella, Victoria interpreta a la mujer del lider revolucionario nicaragüense y comparte reparto con Angela Molina y Kris Kristofferson, y de nuevo con Aranda en «Si te dicen que caí».

    Al año siguiente, 1990, rueda «Los jinetes del alba», serie de cinco capítulos para televisión dirigida por Vicente Aranda.

    En 1991 vuelve a trabajar con Aranda en «Amantes» (película que repite el trio protagonista de «Los jinetes del alba»: Maribel Verdú, Jorge Sanz y Victoria Abril). Por su interpretación en «Amantes», obtiene, el 26 de febrero de 1991, el Oso de Plata a la mejor actriz en el Festival de Cine de Berlín.
    Pedro Almodóvar la convierte en 1991 en la protagonista de «Tacones lejanos», película que se estrenó en octubre de ese año y en la que compartió reparto con Miguel Bosé y Marisa Paredes; y, a continuación, trabaja en «Demasiado corazón», dirigida por Eduardo Campoy.
    El 28 de febrero de 1992 es premida por la Asamblea de Directores Realizadores Cinematográficos y Audiovisuales Españoles (ADIRCAE) como la mejor protagonista femenina de 1991 por su papel en «Amantes». Y unos días después, el 13 de marzo, obtiene la «Catalina de Oro» a la Mejor Actriz en el 32 Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, por su interpretación en «Tacones lejanos».

    En agosto de ese mismo año, la Filmoteca de Londres dedica un ciclo a su filmografía.

    El 21 de febrero de 1993 es galardonada, junto con otras cuatro actrices, con la «Cámara de la Berlinale», en el Festival de Cine de Berlín. ese mismo año interpreta el papel de Andrea Caracortada (una estrella de la televisión sin escrúpulos) en «Kika», de nuevo con Almodovar; protagoniza «Intruso», su octava película a las órdenes del director Vicente Aranda; y rueda en Los Angeles «Jimmy Hollywood», dirigida por Barry Levinson, y junto al actor Joe Pesci. En esta cinta, que se estrena en abril de 1994, Victoria hacía el papel de una peluquera española y provoca que Victoria Abril prometa que nunca volverá a trabajar en Hollywood.
    En 1994 trabaja en «Casques bleus», una película dirigida por el francés Gérard Jugnot y que se rueda en Malta. En enero de 1995 comienza a rodar «Nadie hablará de nosostras cuando hayamos muerto», junto a Pilar Bardem y Federico Luppi, y a las órdenes del entonces novel Agustín Díaz Yañez, quien ya había trabajado con ella como guionista en «Baton Rouge» y «Demasiado corazón».

    También en 1995 comenzó el rodaje en Francia de «Felpudo maldito» («Gazon maudit») de la directora Jossiane Balasko, una película que aborda en clave de humor el viejo tabú de la homosexualidad femenina, algo que ella defiende ya que dice que «el sexo no tiene género, ni fronteras ni pasaportes».
    El 31 de julio de este año se puso de nuevo a las órdenes de Vicente Aranda en la película «Libertarias», filme en el que interpretaba el papel de una miliciana anarquista durante la Guerra Civil Española, un personaje que según Aranda, había sido creado exclusivamente para Victoria Abril. El 23 de septiembre de 1995 recibe la Concha de Plata a la Mejor Interpretación Femenina del Festival de Cine de San Sebastián por su trabajo en «Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto».

    En 1997 la relación «idílica» entre Victoria Abril y el director Vicente Aranda, que se había mantenido durante veinte años con un resultado de once películas, se rompe cuando la actriz impuso unas condiciones artísticas y económicas demasiado altas para su participación en «La mirada del otro», película basada en el libro homónimo de Fernando G. Delgado.

    En enero de 1998 Victoria Abril es seleccionada como candidata al premio de mejor actriz europea de los últimos veinticinco años por los organizadores del Festival de Cine de Bruselas. Un mes después se estrenó en España «La mujer del cosmonauta», un filme de producción franco-española» en el que además de actuar como protagonista intervino en la confección del guión.

    En julio de 1998, y como premio a su trayectoria cinematográfica tanto en España como en Francia, recibe de manos del embajador francés en España, las insignias de Oficial de las Artes y las Letras de Francia. En 1988 rueda la película «Entre las piernas» de Manuel Gómez Pereira, junto a Javier Bardem. Y en 1999 trabaja a las órdenes de la francesa Charlotte de Turckheim «Mamá, preséntame a papá», una comedia de enredo sobre la paternidad.

    En 2000 protagoniza «101 Reykjavik», de Baltasar Kormákur, una comedia negra en la que da vida a una lesbiana que se convierte en la razón de vivir de un chico que vive en Islandia. Ese año también rueda, a las órdenes de Marcello Cesena, «Mi marido es una ruina», una disparatada comedia italiana sobre una familia arruinada que se encierra en el sótano de su casa y pretende hacer creer a los vecinos que se ha ido de vacaciones al Caribe.
    En 2001 comparte elenco con Penélope Cruz en el filme de Agustín Díaz Yanes «Sin noticias de Dios», trabajo por el que es nominada al Premio Goya a la Mejor Actriz. El 7 de diciembre de 2002, en la gala de los Premios del Cine Europeo celebrada en Roma, recibió el Premio a la Contribución Europea al Cine Mundial en reconocimiento a su trayectoria como intérprete.

    En 2003, después de dos años sin hacer cine, Victoria Abril vuelve a ponerse delante de la cámara en «Incautos», una comedia sobre un grupo de timadores dirigida por Miguel Bardem. Ese mismo año trabaja también a las órdenes de Carlos Saura en el filme «El 7º día», basado en la matanza ocurrida en Puerto Hurraco en 1990, en el que encarna a Luciana, la instigadora de los crímenes, un papel por el que fue designada (en diciembre e 2004) candidata al Goya a la mejor actriz de reparto. Ambas películas se estrenan en 2004.

    A principios de ese año, además, se traslada a Colombia para rodar «La gente honrada», una coproducción de Colombia, España, Bélgica y Francia dirigida por el francés Bob Decaut y que narra la historia de una pareja que viaja de París a Colombia para adoptar un niño. A continuación rueda en España la comedia «Escuela de seducción», dirigida por Javier Balaguer y que se estrena en septiembre de 2004.
    En 2008 protagoniza «Mejor que nunca», a las órdenes de Dolores Payás, tras la cual se aparta del cine durante cuatro años. Desde 2005 prueba suerte en la música con la publicación de un disco de clásicos de la bossa nova («Putcheros do Brasil») y realizando giras de conciertos con canciones en portugués, francés y castellano. En 2012 rueda la película francesa «Mince alors», de Charlotte de Turckheim y la producción macedonia «The woman who brushed off her tears», de Teona Strugar Mitevska y en 2014 participa en la serie de televisión española «Sin identidad».
    Victoria Abril, contrajo matrimonio en Madrid, en 1977, con el periodista chileno Arturo Gustavo Laube, en contra del deseo de su madre. Se divorció de él en 1982. Posteriormente estuvo unida al operador de cine francés Gerard de Battista, del que se separó catorce años después y con quien tuvo dos hijos: Martin (nacido en septiembre de 1990) y Felix (octubre de 1992).