WALTER MATTHAU

    1

    Walter John Matthow nació en la ciudad de Nueva York, el 1 de octubre de 1920, en el seno de una familia de emigrantes judíos que abandonaron Rusia para probar fortuna en los Estados Unidos. Tras la separación de sus padres, Walter viviría junto a su madre y su hermano mayor una infancia condicionada por la ausencia de medios económicos, lo que conllevó que comenzara a trabajar a la temprana edad de once años vendiendo golosinas y refrescos en los entreactos del Teatro Yiddish, a cuyo escenario también se asomaría para hacer pequeños papeles infantiles en diversas obras.
    Afianzó esta pronta vocación artística mientras estudiaba periodismo en la Universidad de Columbia bajo la tutela de Erwin Piscator. Tras la Segunda Guerra Mundial, en la que participó como operador de radio de un bombardero, alcanzando el grado de sargento y recibiendo varias condecoraciones, se matriculó en la Dramatic Workshop of the New School for Social Research, de Nueva York, debutando con éxito en Broadway en 1948 dando vida a un obispo maduro en la obra teatral «Ana de los mil días». La brillante carrera teatral y cinematográfica de Walter Matthau había comenzado.
    En la primera mitad de la década de los cincuenta intervino en diferentes programas y series de televisión, como The Philco Television Playhouse, Motorola TV Theatre, Goodyear Television Playhouse, The Alcoa Hour, Alfred Hitchcock Presents, Naked City, Route 66 o Insight. Una vez curtido frente a la cámara, dio el salto a la pantalla grande participando en «El hombre de Kentucky” (1955), película que fue dirigida por el también actor Burt Lancaster y que fue seguida de otras intervenciones en «Pacto de honor» (1955), de André de Toth, «Más poderoso que la vida» (1956), de Nicholas Ray, «Matanza en la 10ª avenida» (1957), de Arnold Laven, «Un rostro de la multitud» (1957), de Elia Kazan, o «El barrio contra mí» (1958), un drama musical para el lucimiento de Elvis Presley, dirigida por Michael Curtiz.
    En 1960 dirigió e interpretó «La guerra de los gánsters” (1960), trabajo de poca relevancia que dio paso posteriormente a películas como «Un extraño en mi vida» (1960), de Richard Quine, «Los valientes andan solos» (1962), de David Miller o «Charada” (1963), de Stanley Donen. «La extraña pareja”, una obra teatral escrita expresamente para él por Neil Simon, le mereció un premio Tony; posteriormente, ganó un Oscar al mejor actor secundario por su inolvidable interpretación de pícaro letrado en «Bandeja de plata”, película dirigida por Billy Wilder en 1966 e interpretada junto a Jack Lemmon.
    LA EXTRAÑA PAREJA
    La unión cinematográfica entre Walter Matthau y Jack Lemmon se convirtió a raíz de esta película en una de las más contundentes del cine de comedia. La desgarbada y sarcástica presencia de Matthau, unido a su andar poco elegante y rostro rudo contrastaba con la elegancia y el histrionismo de los personajes interpretados por Lemmon, a los que la suerte raramente les acompañaba. De este tándem cinematográfico surgieron muchas y buenas películas, como «Señor Kotcher”, dirigida en 1971 por el propio Lemmon y por la que fue nominado al Oscar de la Academia, «Primera plana” (1974) y «Aquí un amigo” (1981), ambas del maestro Billy Wilder, o la magnífica comedia dirigida por Gene Saks y basada en la obra de teatro homónima, «La extraña pareja” (1968).
    Aunque Matthau continuó demostrando sus dotes para la comedia en diversos títulos, como «La pareja chiflada” (1975), «California Suite” (1978) y «Soy tu hija, ¿no te acuerdas?” (1982), las tres de Herbert Ross, también trabajó en películas de trasfondo policial como «La gran estafa” (1973), de Don Siegel, «San Francisco, ciudad desnuda” (1973), de Stuart Rosenberg, «Pelham 1,2,3” (1974), de Joseph Sargent o «El arpa de hierba” (1995), dirigida por su hijo Charles Matthau. Trabajó también a las órdenes de Roman Polanski en «Piratas” (1985), de Roberto Benigni en «Soy el pequeño diablo” (1988) y de Oliver Stone en «JFK, caso abierto” (1991).
    Más tarde, y con regular fortuna, se intentó recuperar los éxitos del mítico dúo formado por Matthau y Lemmon en títulos como «Dos viejos gruñones» (1993), de Donal Petrie o «La extraña pareja, otra vez» (1998), una película realizada por Howard Deutch. A lo largo de la exitosa carrera de ambos actores, cuya amistad perduró hasta el final de sus vidas, trabajaron juntos en diez películas.
    Matthau se casó en 1948 con Grace Geraldine Johnson, con la que tuvo dos hijos, Jenny y David, y de la que se divorciaría diez años después. En 1959 contrajo matrimonio nuevamente con la actriz Carol Grace, con la que tuvo a su hijo Charles.
    Walter Matthau, al que le desagradaba ser identificado con actor de comedia pese a que sus allegados no eran capaces de diferenciar cuándo hablaba en serio y cuándo bromeaba, fallecía en el Centro de Salud St. John de Santa Mónica (California), el 1 de julio de 2000, a consecuencia de un ataque al corazón.