El director portugués dirige «El extraño caso de Angélica» con 101 años

En Régua, a orillas del río Duero ha comenzado este pasado 2 de marzo el rodaje de la nueva película del cineasta en activo más longevo de la cinematografía mundial. La productora española Eddie Saeta, de Luis Miñarro es la coproductora española de la cinta.
Junto a Pilar López de Ayala, el portugués Ricardo Trêpa («Singularidades de una chica rubia») es el otro protagonista del filme. La película narra la historia de Isaac, un fotógrafo con un misterioso pasado que al llegar a un poblado vinícola de Portugal recibe un insólito encargo en mitad de la noche: realizar el último retrato de una joven que acaba de fallecer, Angélica.
«El extraño caso de Angélica» enlaza el tema de la muerte, encarnado por el personaje de Pilar López de Ayala, en un relato sobre la obsesión por el sujeto amado. El pintor se enamorará de la belleza de la joven fallecida, inspirado por una experiencia estética que le abre la puerta a una nueva dimensión.
Manoel de Oliveira se refiere a la película como «una historia de amor metafísico” cuyo origen «se remonta a un guión escrito en 1954 que finalmente no pudo ver la luz debido a la censura durante la dictadura de Salazar». El productor Lluis Miñarro explica que «Manoel de Oliveira recupera aquí el deseo de realizar un proyecto muy querido, en el que le ha motivado la urgencia de inmortalizar la belleza de un rostro que va a desaparecer. Más de medio siglo después, revive una experiencia personal rodando en la misma casa y en el mismo entorno donde ocurrió el suceso».
La película se rueda durante 5 semanas y la posproducción se llevará a cabo en Barcelona (como en la anterior película de este director) a lo largo del mes de abril.