La respuesta en la gala de esta noche

Los serios analistas del Daily Telegraph proclaman en titulares: «A los BAFTA no les gusta mucho 007». En 50 años de esta muy exitosa franquicia y en 23 películas, de las 42 nominaciones sólo han cosechado un solitario triunfo. Y fue por la dirección de fotografía de Ted Moore para «Desde Rusia con Amor»… y data de 1963, nada menos.

Y es que se analiza que los Bond no caen bien a los Oscar, tampoco. Incluso cuando las nominaciones a los eunucos de oro han duplicado las de los BAFTA, ganaron dos estatuillas: Una a los mejores efectos de sonido por «Goldfinger» en 1964 y otro a los mejores efectos visuales para el «Thunderball» de 1965. Y ha llovido desde entonces. Eso sí, todos se han hecho ricos, pregúntele a los Broccoli.

42 nominaciones suenan a montón, pero la realidad es que si se estudian de cerca, se trata de de premios a los alardes técnicos, que son, honestamente, las menos glamurosas de las categorías: montaje, producción, efectos de sonido y semejantes. Estas nominaciones son un regalo para los individuos que los han conseguido, pero no una apreciación de la película como una obra completa de equipo. Los directores de cada pieza han sido siempre ignorados y en ningún caso un film de Bond ha sido nominado a mejor película para el BAFTA. Sólo en tres ocasiones, actores han sido reconocidos. ¿¿Daniel, Javier??