logotipo
Friday, December 13, 2019
                   
   Minimize

Teatro | Crítica | 02/12/2019

LLEGA LA BISNIETA DE MARY POPPINS
"Mary Pompas" apuesta por la comprensión de la diferencia en una función poética en la sala Mirador de Madrid

“Mary Pompas” es una obra ingeniosa, divertida, muy actual pese a que contenga músicas y canciones de la vieja película –que conducirán a la nostalgia a los espectadores mayores en esta pieza para niños-, que se representa durante diciembre en la sala El Mirador de Madrid. Un montaje, como dice la protagonista, “superpompilísticamente diferente”.

marypompas.jpgEs extraordinaria la idea de hacer una obra de teatro protagonizada por la bisnieta de Mary Poppins. Mary Pompas es alegre, alocada, algo dubitativa y bastante más guapa que su bisabuela. No soporta la realidad. Lo discute todo con el loro de su paraguas, porque ella viste igual que su bisabuela, también canta y baila, pasea a través de la fantasía, y tiene una importante misión que cumplir. Hay en el Parque de Los Cerezos dos pompas de jabón, Bob y Blim, que se expresan de manera distinta a las demás: van hacia arriba, en lugar de, como todas, hacia abajo. La obra, concebida para los niños, pero que encantará a los mayores, está llena de mensajes solidarios, es una brillante, excelente y juguetona catarsis contra el “booling”. Mari Pompas, decíamos, discute mucho con el loro de su paraguas, que trata de que esa chica se asiente algo, que no deje volar permanentemente su mente. “Tienes que aprender a resolver los problemas de la realidad, no estar siempre en la fantasía”, le dice. Y ella: “Es que la realidad es muy aburrida”. Pero Mari Pompas se sumerge en el sensacional universo de las pompas de jabón, hace pompas y más pompas, y en el teatro se crea una atmósfera poética y llena de color, con mucho calor de sueños infantiles que trotan de un lugar a otro. Y finalmente, en su mundo de jabón y aire, Mari Pompas consigue que las pompas vayan de abajo hacia arriba, de aquí para allá, todas iguales aunque distintas, muy hermosas, de diferentes colores, y ella misma confirma su autoestima para lanzar al público otro mensaje: “Todos somos especiales porque todos somos buenos en algo; sólo hay que encontrarlo”.

Patricia Manrique, Mari Pompas, es una excelente joven actriz, que domina la técnica del mimo, es cantante, y, como se decía antiguamente en el teatro, pasa la batería. Porque no sólo consigue atraer la atención de los niños –un público dificilísimo-, sino que habla con ellos, amarra fuerte el espectáculo, dice bien el texto, y logra ser “superpompolísticamente diferente”. La función, además, lleva dentro el tono y la atmósfera de la película, estrenada en 1964, en la que ese personaje, creado por la escritora P.L. Travers, llega volando, aferrada a su paraguas, a una casa del Londres de 1910 donde habitan dos niños furiosos en una familia desordenada. Ahora, Mari Pompas ha llegado al Teatro Mirador de Madrid, con su traje azul y su sonrisa, sin volar, aunque sí vuelen esas pompas de jabón que transmiten el mensaje de que los niños vivan en un mundo mejor.
Por: Luis Eduardo Siles




 Print   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2019