logotipo
Thursday, October 01, 2020
                   
   Minimize

Teatro | Crítica | 11/02/2020

UNA JOYA TEATRAL
“Sólo un metro de distancia” (Sala Cuarta Pared de Madrid), una obra magnífica que dará que hablar

“Sólo un metro de distancia” es una obra compleja, dura y, a la vez, tremendamente tierna, una obra conmovedora, que expresa ángulos oscuros, y también la luz, de la existencia. Se ha representado en el Teatro Cuarta Pared, de Madrid, y se espera que pronto inicie una exitosa gira por España.

teatro.jpgEn “Sólo un metro de distancia” palpita la vida, de modo que hay momentos, sobre todo al final, en los que el público contiene la respiración, entre la emoción y la intriga, pero todo está contado de una manera muy teatral. El cine ejerce un efecto hipnótico en el espectador. En el teatro, sin embargo, se da aquello que enunció Borges: “El teatro es una convención en la que unas personas engañan a otras que están dispuestas a dejarse engañar”. Antonio C. Guijosa ha unido en esta función de manera superlativa ese efecto hipnótico con una estructura teatral inusual y vanguardista que se sostiene en el talento. Porque esta obra es un derroche de talento: el del autor y director, y el de las cuatro actrices. Colosales Muriel Sánchez, Ana Mayo, Beatriz Grimaldos y Camila Viyuela.

Una chica se abre las venas en una playa. Una doctora y “el hombre mayor” de la ambulancia resultan esenciales para salvarle la vida. Poco a poco se conocen perfiles de ella. “Mi primer amante fue mi padre”, confesará. Se trata, sí, de una obra sobre abusos infantiles. Sobre el incesto. Pero trasciende. Y está el interesante, peculiar y adictivo proceso narrativo. En el espectáculo hay música, una canción maravillosamente interpretada por la gran Muriel Sánchez, pero sobre todo existe una música interior que acompaña a una estética teatral deliciosa, de afiladas aristas suaves, de búsqueda de la innovación teatral. En ocasiones un mismo personaje se desdobla en tres actrices para transmitir en segundos una frase o un sentimiento en una visión poliédrica del asunto. En otras, son los pensamientos del personaje, expuestos por la voz de varias actrices, lo que se escucha. Y está la representación tradicional de los diálogos. El espectáculo atraviesa al espectador por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. “Me quitaron el presente”, dirá la chica. Y el sentimiento de culpa: “No me forzaron. Me sedujeron. Nunca grité. Yo era su amante. La amante de mi padre”. La obra se desarrolla en un ambiente asfixiante que, sin embargo, transmite permanentemente un aroma poética. Es un espectáculo elegante, hermoso y de vanguardia. Lo dirá casi al final la protagonista tras encontrarse con el hombre de la ambulancia: “Se prometieron que ambos disfrutarían de tardes como aquella, en las que parecía que la vida era fácil”.
Por: Luis Eduardo Siles




 Print   

PORTADA   BASE DE DATOS DE PELICULAS   ARTICULOS DE CINE   ARTICULOS DE TEATRO   PERFILES   LIBROS   ENLACES

Todo el material grafico incluido en esta web se ha utilizado con motivos extrictamente informativos. Aun asi, si alguien considera que su utilizacion pudiera estar vulnerando algun derecho de copyright puede ponerse en contacto con nosotros via correo electronico en direccion@cineyteatro.es para la inmediata retirada de dicho material.

Esta prohibida la utilizacion completa o parcial de los textos incluidos en este portal salvo previa autorizacion, haciendo entonces constar siempre la procedencia del mismo como (c)cineyteatro.es seguido del nombre del autor del texto si este viniera firmado.

Aviso legal


Copyright 2019