EL DIRECTOR MARIO MONICELLI Y EL CINE NEGRO JAPONÉS
PROTAGONIZARÁN DOS DE LAS RETROSPECTIVAS DEL FESTIVAL, QUE TENDRÁ LUGAR DEL 18 AL 27 DE SEPTIEMBRE

El director del Zinemalida, Mikel Olaciregui presentó hoy en la capital guipuzcoana la 56 edición del festival que, dijo, afronta «con más empeño y fuerza» si cabe tras el «gran éxito» del año pasado. El maestro italiano de la comedia Mario Monicelli estará presente a través de 41 largometrajes y dos cortos de una trayectoria con más de 100 películas. Entre las obras, destacan ‘La gran cueva’ o ‘Rufufu’, premiado con la Concha de Plata en 1958 ex aequo con ‘Vértigo’ de Alfred Hitchcock. Si su edad, 93 años, y su salud no lo impiden, el realizador italiano dará brillo en persona al Zinemaldia.
El Festival rendirá también homenaje al cine negro japonés de los años 70 con 40 proyecciones de maestros de la talla de Akira Kurosawa, Nagisa Sohima y Shohei Imamura junto a contemporáneos como Takeshi Kitano.
El ciclo descubrirá a los amantes del cine negro, películas que no han salido de Japón porque, según Olaciregui, se rodaron «prácticamente para consumo interno» y son «desconocidas en Occidente». «Reflejan una sociedad que estaba viviendo de una forma traumática la recuperación de la posguerra», señaló el director del Zinemaldia.
Por otra parte, la Sección Oficial contará con 18 películas cuya selección se está produciendo todavía. También habrá que esperar para conocer la zona abierta Zabaltegi. No obstante, Mikel Olaciregui avanzó que «tenemos el mejor sistema de información y eso nos permitirá obtener las mejores películas posibles».
En el acto celebrado este 9 de mayo en San Sebastián, el Festival dio a conocer el cartel oficial de la 56 edición que, junto a los correspondientes a las distintas secciones y retrospectivas, han sido realizados por Oscar Mariné . El prestigioso diseñador ha creado de nuevo el proyecto gráfico del festival, en continuidad con la línea iniciada el añ o pasado en el certamen donostiarra.
Oscar Mariné ha definido la imagen del cartel de la 56 edición como » un gran foco, un altavoz, un proyector. Es una imponente antena que emite y recibe información y energía. Una referencia y símbolo cinematográfico” .
Marine explica que el icono «es de madera, orgánico. Metáfora del pueblo y la cultura vasca. Es rosa, un color que lo acerca a la vocación de modernidad del Festival y nos remite a las propuestas más jóvenes y originales del cine actual. En la edición anterior se optó por un cartel simbólico de la ciudad de San Sebastián, más clásico. Este año nos acercamos a la cultura vasca, al cine y a la juventud. Todo ello tamizado por los términos visuales de la cultura pop”.
El cartel de Zabaltegi «también respira elementos gráficos referentes a la cultura vasca, aunque esta vez la tipografía, sobria, culta, potente y elegante, es la protagonista del cartel” . Horizontes Latinos «es un recortable donde quedan reflejados elementos autóctonos de la cultura popular sudamericana” . Mario Monicelli «muestra con su propia imagen toda la fuerza de un director genial” y en Japón en Negro «El bueno, la chica y el malo, imagen del film japonés «El perro rabioso” (Akira Kurosawa, 1949) demuestra que, a veces, lo clásico supera en modernidad a muchas propuestas actuales”.